Noche de día lunes y los fanáticos se están preparando para una batalla, la visita de Sabaton en Chile. Un esperado enfrentamiento, que tiene a dos bandas intercediendo en esta guerra Triboulet y Break.Down.
Los chilenos llegaron desde temprano para instalarse, vistiendo distintos gorros y banderas para lucir ante la banda. Sin embargo, las bandas nacionales debían abrir frente a un público que deseaba reencontrarse con los suecos luego de una larga espera.
Triboulet: Bufones de Nadie
Con un pequeño retraso y cercano a las 20 hrs comienza a sonar “The Begining Of The Eternity”, el backing track de inicio para que los músicos de Triboulet ingresen uno a uno al escenario y se preparen para uno de sus mayores desafíos en su breve carrera.
You’ll Never Be Alone” resulta ser un potente arranque, que irradia energía por de los liderados por Sebastián Jaque. Un sonido envolvente pero muy alto por parte del sonidista, pese a ello, la banda da una interpretación exacta del primer sencillo de su disco debut.
De forma seguida comienza “To Start Again” comienza esta vez con un guitarrista menos, lo cual nunca quedo claro, pero la banda continua con potencia y energía en su show. El doble pedal a manos de David Plaza es demoledor y su actitud y juego en la batería saca una risa a cualquiera que lo vea. El entusiasmo de los músicos es tremendo y sólo se opaca con un pequeño acople que sufren en la parte final del show.
In Our Hands” sorprende nuevamente con el sonido autentico del disco, dando claramente que son una banda completa y no un proyecto de estudio.  El sonido de la agrupación siempre es destacable, siendo el principal foco de atención los dúos entre Nicolás Sáez y Benjamín Bello en dos leads conjuntos que lograron la ovación final del público.
Su vocalista toma un momento para saludar al público y en virtud del tiempo continua con el show, esta vez con “Dreams Of Freedom”. Los músicos son entusiastas y enérgicos donde el headbang se hace presentes por parte de ellos, cosa que falto llevar de mejor manera al público. Aun así, los nuevos integrantes de la escena chilena disfrutan cada momento de este gran show, donde todos cantan junto al vocalista, pese a no tener micrófono.

Finalmente, el cierre lo dan con “March Of The Fallen” que reincorporó a Maximiliano Jaque en escena para una salida fenomenal. El bufón se juega un tremendo as bajo la manga y logra dejar atónito al público que observa. Destaca la garra de Mauro Silva quien sale a buscar los puños de los asistentes, mientras las luces los acompañan en una magnifica postal.
Triboulet es una banda nueva en la escena que tiene un sonido fresco y autentico en escenario, dando cuenta que nunca abusaron de las magias del estudio. Con buenas canciones y dicho sonido lograron maravillar y sorprender a un público que los desconocía, pero aún queda trabajo por hacer en la interacción con los asistentes. Un bufón que claramente aspira a ser rey.
Break.Down: Experiencia Demoledora
15 minutos después de Triboulet, comienza a prepararse los segundos en salir a escena, Break.Down. aprovechando la pantalla del fondo, proyectan un logo de la banda, para que luego su introducción les de paso a escena.
Al más puro estilo Triple H sale Eddie Parra sale y presenta “Stronger”. A punta de actitud traen el headbang a todo el público, una propuesta más pesada a lo anterior pero que el manejo de los músicos hace que resulte bien desde el comienzo. El sonido es un gran punto a favor de la banda, que goza este punto en el tremendo solo de Francor3.
Con un buen arranque saludan al público y presentan su último single, “3 Days 2 Die”. Un riff demoledor que hace que el headbang se haga presente en todo momento. Algunos fanáticos ya comienzan a saltar, preparándose a lo que será la jornada más tarde con Sabaton. Una gran interacción entre la banda y el público.
No obstante, Parra comienza a tener los primeros problemas con el cable de su micrófono. Pese a esto continua con la mayor normalidad, tanto que de todo lo que habla sólo se logra entender que presentaran un tema nuevo llamado “ Changes”, esto debido a su rápido hablar. Sin embargo, a la hora de cantar es claro y se logra dilucidar de mejor manera las letras y su nivel vocal. Jotun será el que tomará las riendas esta vez con un excelente solo de guitarra. Además queda como anécdota que unos fans le muestran su copia de “Made Of  Scars” a la banda, hecho que los emociona.

Blind Side” comienza con un efecto de Wah Wah, y este peculiar sonido es el gancho perfecto para que el frontman tome al público y haga que los acompañen con los puños en el aire para la interpretación de la canción. Pesados pero cercanos es la propuesta de Break.Down, algo que resulta a la perfección y que entrega grandes postales luciendo a la banda formada interpretando los riffs del track.
Cuando se anuncia “Payback Time”, la sorpresa para el público es grata, quienes comenzaron a saltar al unísono ya con los motores listos para los suecos más tarde. Una pista bien jugada que logra dejar entusiasmado a los asistentes y que logro hacer jugar a los fans acompañando con las palmas. El cierre en el doble pedal de Fernandini es demoledor y el mismo dará la partida y termino en “Pull The Trigger
Break.Down tiene sólo diez años de carrera, pero la experiencia obtenida por los músicos fue un tremendo elemento a favor. Con un buen sonido y actitud logran seducir a un público, del cual no eran favoritos (debido a su sonido mucho más pesado al Power de Sabaton). Sin embargo, son capaces de salir frente a todo pronóstico y lucirse con un demoledor show de Heavy Metal desde Quilpué.




Publicar un comentario en la entrada

¡Tu portal METAL en ESPAÑOL!

Con la tecnología de Blogger.