Hardwire... to Self-Destruct, vuelve a las raíces de los dirigidos por Hetfield, pero no a las que muchos esperaban, sino a las del 90.

Hablar de las raíces de Metallica y del deseo de volver a ellas suele tener que ver con las épocas de los 80 y esos clásicos himnos thrashers. Sin embargo, en una agrupación con tres décadas y media de historia, esta búsqueda en épocas pasadas puede tomar también un camino más corto o sea hacia los 90. Y eso es lo que se pude sacar como balance luego de una escucha completa de su reciente nueva placa.
Si bien desde los adelantos y cortes de difusión se puede ver la intención de prolongar la veta más pesada de Dead Magnetic, es a partir del sonido en general de este disco doble en el cual podemos ver esta tendencia hacia producciones como Load y Re Load. De esta manera, temas como  "Atlas Rise" o  "Moth Into Flame", con las melodías más "gancheras" del disco, dan la sensación de quedarse a mitad de camino. 
Se ha mencionado la falta de oscuridad, el poco aporte de la batería o las guitarras más limpias, pero en definitiva la impresión final es que pareciera ser ese sonido rockero-alternativo lo que termina restándole algo de contundencia a la propuesta.
Prueba de esta intención resulta escuchar el reciente show dado en Bogotá al ver como los temas mencionados son intercalados con mucha fluidez entre símbolos de los 90 como "The Memory Memains". De todas maneras, y en honor a la verdad, vale decir que en ese concierto se percibió que los nuevos temas pueden llegar a rendir muy bien gracias a la intensidad del vivo. 
Pero esta polémica vuelta al pasado también deja buenos frutos como "Dream no more" o "Now we’re dead". Porque producto de los 90 también es en definitiva el Black album y en estas dos canciones se pueden ver una clara reminiscencia de aquel exitoso disco. A medio tempo, con comienzos marchozos y solos con el característico pedal wah wah de Hammett, encontrar un parecido a las hiper-conocidas "Enter Sadman" y "Sad But True" resulta inevitable, en el buen sentido. 
Hardwire... en definitiva es otro de esos lanzamientos de Metallica que dejan mucha tela para cortar. Disco doble, con un homenaje a Lemmy Kilmister mucho mejor desde el video que desde la canción, con un lanzamiento con un videoclip por tema y canciones por momentos demasiado largas. Ah, y un cierre del Cd2 con "Spit Out The Bone" a 1000 km por hora que nos deja con las ganas de más temas como esos y la esperanza de que aquel viejo Metallica alguna vez volverá.
Si queres escuchar más de lo nuevo de Metallica y seguir polemizando, dale play al último programa de Killing Week y el bloque especial que el Cuartel del Metal tiene allí.










Publicar un comentario en la entrada

¡Tu portal METAL en ESPAÑOL!

Con la tecnología de Blogger.