“¿is this the end of the begining or the begining of the end?”. Frase profética que marca el comienzo del último disco de quienes hoy lamentamos su pronta partida. Nunca se supo cómo o cuándo empezó, pero ahora que sabemos que va a terminar sólo queremos que nunca llegue ese momento.
Cuando Black Sabbath anunció su último disco, “13”, fue una gran alegría para todos. Sin embargo, cuando anuncian su última gira es inevitable la nostalgia. Muchos pudieron verlos en vivo, a lo largo de sus 48 años de carrera, otros no tuvieron ni tendrán dicho privilegio luego de su fecha final. No obstante, todos disfrutamos de su música y todos tenemos algo que decir.
¿Recuerdas la primera vez que conociste a Black Sabbath? Yo sí y nunca lo olvidaré. ¿Por qué no lo olvidaré? Probablemente por el trauma que me genero ver a los diez años la portada de su mítico primer álbum, Una mujer de mirada tétrica que me miraba fijamente. No sabría que años más tarde, dicha portada sería la de una de mis discos favoritos.
Luego de ese primer encuentro tuvieron que pasar un par de años para encontrarme por primera vez con el sonido de Black Sabbath, la mágica “Iron Man”, en mi caso. Era distinto a escuchar Iron Maiden, banda que escuchaba en ese entonces. El tipo que cantaba parecía no tener una buena voz, y el sonido de la guitarra era oscuro y más lento que “The Number Of The Beast”. A final de cuentas daba igual, porque ese grupo tenía algo especial.
A medida que fui creciendo, fui entendiendo quienes eran estos tipos llamados Black Sabbath. Quizás esa es mi gran desventaja, y la de muchos fanáticos, no haber nacido en el momento indicado para escucharlos debidamente, pero la música no tiempo ni edad que la detenga. Cuando dimensionas quienes son estos ingleses no cabe duda que quieres escuchar más y más de ellos. Ojalá hubiera más discos que escuchar, pero al menos, todo lo que tenías de la formación original era más que suficiente.
Los años van pasando para mí y el resto, ya no era Black Sabbath el centro de atención. Los tiempos van cambiando y las cosas se dividían en Ozzy Osbourne y Heaven and Hell, donde siempre estaba la eterna discusión de ¿qué vocalista es mejor?.  Era una estupidez que hacíamos con mis compañeros en la escuela, sólo para años más tarde darnos cuenta de lo mucho que los extrañaremos cuando ya no estén.
Ozzy Osbourne está lejos de ser el mejor vocalista del mundo (seamos sinceros), pero bendito sea el destino (o el diablo) que lo reunió junto a Tommy Iommy, Geezer Butler y Bill Ward. Un trio que no entendía porque su mezcla de blues y jazz no resultaba y decidieron experimentar con “música que diera miedo” (Según han dicho en entrevistas). Sorprende como una idea por conseguir público termino volviéndose un fenómeno musical global.
Siempre se discute si ¿son realmente los padres del metal?. Todos tenemos nuestras opiniones y quizás nunca lleguemos a estar de acuerdo, pero nadie nunca negará que la cosa no habría sido igual sin ellos.
Hoy en día estamos a medio camino del fin, porque Black Sabbath no volverá más en vivo. Que duro debe ser la decisión, casi 50 años de una historia musical acabaran donde comenzó, en Birmingham. Muchos pueden decir que no es un fin, debido a que aún estarán los disco para escucharlos, sin embargo, es porque no estamos dispuesto a aceptar este fin.
Muchas bandas continúan vivas tocando las mismas canciones de siempre por largos años, porque nos da miedo o pena muchas veces ponerle el punto final a tanto sacrificio. Sobre todo, en el mundo de la música metal, donde las giras de despedida son un gran éxito comercial (y aun así adoramos a Scorpions y Faith No More). Pero es tanta la seriedad con la que se ha abordado está que quizás aún no queremos aceptarlo.
El mundo nunca se imaginó la música con Black Sabbath, hoy en día no imaginaríamos el metal sin ellos. Es sorprendente la huella que deja esta banda, y aun así no soy capaz de dimensionarlo en su totalidad. No existía para ver su nacimiento y apogeo (tengo sólo 21 años), quizás por eso yo y muchos más fans sólo admiramos y no discutimos mucho sobre su estatus de leyenda. La gente que logro vivirlo no sabe realmente como fue su impacto, porque muchos de los que leen esto no vivieron en Inglaterra, más específicamente en Birmingham, para saber lo que significo. Muchos de nosotros podemos ser músicos, aficionados o profesionales, pero no somos los músicos o bandas que recibieron la influencia directa de estos ingleses.
Imagínate que Judas Priest hablaba de los “Metal Gods”, ósea para todos los que creemos que dicha banda son los dioses del metal estábamos equivocados, porque ellos le cantan a otros dioses. ¿Hay algo más grande? Quizás Black Sabbath era esa deidad.
La partida de Black Sabbath de la escena (activa) del metal es algo significativo y simbólico a mi parecer. El origen llega a su fin. Quizás esa es una manera de entenderlo, o tal vez es la muerte del metal, quien sabe. Yo creo que esto era lo que necesitaba la escena mundial. No lo digo porque quiero que la banda se separe, de hecho, creo que nadie querría eso. Lo digo por lo que esto puede significar.
Cuando algo muere o se va, siempre deja algo y trae algo nuevo. Eso quizás falta en el metal. Este es el principio del fin, para que después venga un nuevo comienzo, un nuevo renacer o auge del metal tal vez. 
Quiero ver con esa perspectiva este “fin”, que ha denominado la banda. Porque con cada fin viene algo nuevo. Acá en Chile el fin de nuestra relación con Black Sabbath, la última vez que los veremos, será el 19 de noviembre. Todo fin trae algo nuevo, para mí eso es significativo, porque en esa misma fecha, pero hace 18 años atrás, nacía una persona especial para mí, mi hermana.
Sin embargo, el fin de esta historia se está escribiendo. Tal vez estoy siendo “Paranoico”, pero es normal, porque no soy un “hombre de hierro”. Solamente estoy contemplando “detrás del muro muro de los sueños” está “guerra de cerdos”, que se compone de un “Aquelarre Negro” y “Los niños de la tierra”. Tal vez las “Dulces hojas” traigan “cambios”, junto con “Hadas que visten botas”. Porque al final del día, en este “Mundo Cruel”, sólo espero a “El Mago” para que con su “ensalada de rata” me haga “nunca decir morir” mientras que con su música llegue al “Pueblo dormido” que está “en el fin del comienzo”.






Publicar un comentario en la entrada

¡Tu portal METAL en ESPAÑOL!

Con la tecnología de Blogger.