Siempre se habla en Chile del apoyo a la escena local, y sobre que este no es el mismo que con las bandas extranjeras. Cosas ciertas y falsas tienen estas afirmaciones, sin embargo, nadie puede negar que fueron dos noches de los mejor de la escena local.

La propuesta era arriesgada, dos días con lo mejor de la escena, donde la duda sería la respuesta del público y las bandas. Sin embargo, sorpresas de todo tipo lograron aparecer.

Primer día y el evento comienza con retraso por orden municipal. Aun así, los fanáticos se comportaron ad hoc a las circunstancias, respetando la decisión y el atraso de una hora. Fue ahí cuando el show comenzó.


Cabrío:
Cabrío venía a dar una propuesta nueva e inédita, debido a que el vocalista de Kingdom Of Hate traía un proyecto solista que aún está en vías de desarrollo. Pese a la corta trayectoria la performance es sólida, al igual que en sonido. Cabrío llama la atención en todo momento, ya sea por su peculiar trípode o por la teatralidad que le da a su show usando una máscara de Cabra.
Lamentablemente, el retraso en que sufrió el evento los afecto. La banda solo interpreto tres temas y fue muy notorio por parte de la producción que los cortaron. La banda tuvo que animar el poco público que había a esa hora y al mismo tiempo lidiar con un corte injusto.
Pese a esto, los tres temas de la banda lograron llamar la atención de los que estaban presentes. El grupo dejo en claro que tienen mucho que ofrecer y el paso del tiempo será la muestra de esto.

Alavena:
Con ganas y energías comienza el show de Alavena, los provenientes de Puente Alto, y que destrozan todo a su alrededor con un demoledor sonido. Donde los cambios vocales por parte de Miguel García sorprenden a todos. El grupo se da el lujo de presentar temas nuevos y con muy buen recibimiento, canciones como “Color Ceniza” logran atrapar a los asistentes a esa hora.

La banda debió sortear un problema con la batería, pero pese a que ese problema los hizo realizar un setlist breve, muy profesionalmente la banda logra improvisar un jam para mantener entretenido al público. Eso es profesionalismo.

Crude Bastard:
La jornada sigue con 30 minutos de atraso, pero Crude Bastard entra a poner velocidad al asunto con su propuesta Thrash Metal. La coordinación y velocidad son su fuerte, donde la actitud de su frontman logra dominar al público haciendo reaccionar por primera vez en la noche, acompañando con puños y headbang.

Canciones como “Dead Alive” logran atrapar a todos los presentes, donde los dúos entre las voces son certeros y el sonido, solo se satura a minutos. La banda interpreta cuatro temas estando no más de 15 minutos en escena, no queda claro si ese era su show o no. Aun así, su presentación dejo bastante satisfechos a los presentes.

Hijos de Algo:
si cabrío había sorprendido con su teatralidad, lo de Hijos de Algo era totalmente impensado. Con un sonido más rock y menos metal, la banda sale a poner corazón desde el principio con un enérgico bajista que logro hacer reaccionar a todo el recinto.
Las voces son espectaculares y su técnica es atrapante en todo momento, logrando uno de los mejores sonidos de la noche. Feliciano Saldías en voces es sublime y los apoyos de Daniel Robles son asombrosos. Algo que cautivo a todos fue una canción que interpretaron a oscuras y con leds verdes en las manos. Un real sentido del espectáculo, donde el Club Kmasú volvió a ser disco gracias a este efecto, pero siempre con un buen rock de fondo.

Karma:Karma desde el Hard Rock Rising vienen mostrando un gran entusiasmo por entrar de lleno en la escena local, eso quedo en claro con esta presentación, donde las ganas fueron lo principal.
Cadenas”, “Ni perdón Ni Olvido” o “La vida es más que sueños” hicieron vibrar a los fanáticos que fueron a verlos y que si cantaron junto a la banda. Ellos presentan un sonido mucho más técnico, muy distinto a lo anterior, pero que logró mantener a todos cautivos en los solos y el gran potencial vocal de Cristián Farías.
Un acercamiento que promete volver a reencontrarse con el público que los ovaciono a la salida, luego de un set completo de 25 minutos.

Drake:
El arranque de Drake es potentísimo, con Felipe del Valle apareciendo bajo una capucha, causando curiosidad visual y luego impactando con su potente voz.

La banda se luce desde el primer momento y debió sortear con problemas en el volumen de una de las guitarras, aun así, sus fans acompañaron en todo momento sacando a flote el fanatismo y cantando todo lo que la banda ofreció. El punto más alto del grupo se da con “Espíritu” e “Inmortal”.
La entrega del show es tremenda por ambas partes, y dieron un espectáculo para todos. Los problemas de volúmenes fueron regulados prontamente cerrando de buena manera su actuación.

SteelRage:
Con una intro grabada ingresa un clásico local y que lo hicieron saber, debido a los aplausos y vítores que recibieron. Los liderados por Jaime Conteras, trajeron todo el heavy metal con el doble pedal, los riffs rápidos y las distintas coreografías entre ellos.

Su show es de primer nivel y lo teman con un profesionalismo único, un ejemplo es el de Hugo Sánchez, que pese a ser nuevo demostró ser un experto a la hora de dominar las guitarras de la banda. Si bien la banda tiene a todos cantando con “No More Excuses” la cancha comienza a dispersarse.
Un excelente show y que ya cercanos a las 00 hrs comenzaba a poner en duda al público.

Witchblade:
El heavy siguió más vivo que nunca con la entrada de Witchblade, con “Not Enought” o “The Last Of Us”. Una banda que dejo todo en escenario sin importar nada, donde su vocalista ya había hecho una tremenda presentación antes con Drake.
Los guitarristas Felipe Majluf y, la nueva integrante, Red Frandany se lucen en los solos y en la técnica que utilizan. La banda sabe dar espectáculo y apoderarse del escenario fácilmente.
Presentan un tema nuevo y logran ser muy bien entendidos por los asistentes, que ya empiezan a reducir sus números. Una banda que se luce cada vez que está en un escenario con una potencia única.


Raza
A su estilo comienzan, decidiendo agradecer antes de tocar. Los aplausos llegan y Raza comienza con su show , un estilo Metalcore que pega fuerte y termina de impactar cuando incluyen trutrucas en la presentación. 

Un sonido inédito el de Raza y que suena muy bien en temas como “Desplazados” o “Mentira” . el gutural vuelve a parecer en escena luego de la presentación de Alavena, pero el dúo de “Resiste Mapuche” donde se mezcla este estilo con los cantos normales, logro una ovación al unísono en el recinto.
Actitud y rudeza definen a Raza, que desde el primer minuto salen a darlo todo. Quizás unos problemas en volumen afectan su show, pero es una presentación potente y enérgica de 30 minutos.

Crisálida:
Sin duda son una de las bandas más importante del metal en Chile hoy en día, lo que dejaron en claro el día viernes. Siendo la 1 Am salen a presentar gran parte de su material “Terra Ancestral”, disco premiado por los medios locales.
Cinthia Santibáñez es una frontman espectacular, que cautiva con su voz y energía, donde interpreta en todo sentido lo que canta. Un show que destaca por la habilidad y técnica de los músicos, que usan un gran número de efectos, pero sin abusar de estos.
En conjunto son un grupo de metal para apreciar y disfrutar, donde las canciones “Solar”, “Morir Aquí” y “Cabo de Hornos” sorprendieron a todos los presentes. Uno de los puntos más altos de la noche, donde el público partió en alto y termino bajo de ánimo.

Dorso:
Finalmente, el cierre de la primera jornada lo hacen las leyendas de la escena. Dorso salió a las 2 Am, factor importante porque a esas horas el público, notoriamente, estaba cansado.
Dorso comenzó con “Silvestre Holocaust”, que hizo que los pocos fans que quedarán se pararan del bar y fueran a la cancha, sin embargo, sólo vieron. Pese a algunos desperfectos técnicos, en sincronía y sonido, la banda da un buen show, pero los fans no. El cansancio a esa hora les gano y canciones como “Vacalaca” y “Marte Horror Planet” pasaron sin gloria y sin mosh.
Dorso se siente cansado en escena, al menos en ese show, y también el público. Es el mismo Pera Cuadra que da cuenta del cansancio y despide el show. Algo inédito para Dorso y el público.
En balances generales la primera noche del festival es buena, no excelente ni destacada. Las dos primeras bandas sufrieron problemas con el tiempo y la última también. Aun así, hay shows notables y que dieron cuenta de que el rock y Metal Chileno tiene muchísimo que ofrecer. La jornada fue extensa, pero terminar a las 3 am un día viernes fue excesivo para todos, y en el día viernes los fans no llegaron al final en las mejores condiciones.

Los shows son de primer nivel, al igual que la producción, que tuvo que correr en todo momento para hacer los cambios de bandas. Sin embargo, quedo una interrogante. ¿Qué paso con el público? Los fanáticos quedaron al debe con las bandas. Muchos fanáticos no mostraron la típica euforia que los suele identificar. La entrega debe ser mutua, pero en esta ocasión el cansancio termino ganado en el primer día.


Derechos de las fotografías a Sergio "Wakko" Parra



Publicar un comentario en la entrada

¡Tu portal METAL en ESPAÑOL!

Con la tecnología de Blogger.