Fría noche en Santiago, donde el subterraneo del Club Blondie, se convertiría en un infierno sin escapatorias.

Siendo las 21:30 hrs los fans comenzaban a llenar el lugar para un esperado show en la capital. El inicio estuvo marcado por los locales de
Cenizas, quienes dejaron todo en una intensa propuesta.

Acompañados por un grupo fiel de fanáticos que moshearon y cantaron cada una de sus canciones, la banda presente un set potente y agresivo. Ideal para la jornada. Canciones como: “
Echoes” y “We are Traitors”. Mantuvieron atentos a los asistentes con sus pesados riffs y espectacular sonido.
La banda no tiene mayores complicaciones y su cierre con “Bvrn” es un tremendo acierto. Un espectáculo potente de apertura, que sólo anunciaba que lo peor estaba por venir. Cenizas dejo fuera clásicos como “Animal Liberation” o “En Mi Interior”. Una propuesta arriesgada pero que dejo más que conforme a los presentes.
Si bien la jornada ya era intensa al término del primer show, con el plato principal todo iría en aumento. Sin embargo, sorprendió a todos los presentes que previo a Black Dahlia comenzará a sonar música disco. Esto genero las risas de todos, quienes disfrutaron de distintos clásicos, entre ellos “In The Stone” de Earth Wind And Fire (la cortina del Festival de Viña del Mar).

Entre el lúdico ambiente que se estaba dando, con la música disco de fondo apareció la imagen de “Abismal” en la pantalla de atrás, para que sólo minutos después uno a uno entraran los miembros de la banda encargada de liberar un caos en dicho lugar.
The Black Dahlia Murder comienza de manera intensa y “What A Horrible Night To Have A Curse” desata el mosh de manera instantánea.  El sonido es impecable, pese a ser un recinto con mucha acústica, y donde el solo a manos de Brandon Ellis dejo atónitos a los fanáticos. La euforia está en los fans que combaten o surfean entre la multitud y el frontman Trevor Strnad no es menos. Sólo basta un “Fuck Yeah!” para desatar el caos, pero esta vez con “Statuory Ape”. Canción que hizo saltar y hacer headbang a cada uno de los presentes.
Abysmal” continua la masacre con un sonido perfecto, dejando que la batería de Alan Cassidy sorprenda a todos con su Blast Beat. La sincronía de sus guitarristas es perfecta y los fans no les queda más que aplaudir el tremendo talento de la banda. La pausa permite a Strnad decir lo contentos que están de tocar acá y “Nocturnal” es la siguiente canción.  Acá si bien el mosh decae, los fanáticos acompañaron a la banda con los puños y las palmas en distintos momentos. Además, los constantes cambios en la voz de su frontman son de los más imitado en todo el espectáculo.
Malenchantments Of The Necrosphere” mantiene a todos saltando sin pausas algunas y Strnad aprovecha de poder hacer cantar y corear al público chileno. Los músicos son cercanos a la gente, tanto que el mismo vocal le contentas a un fan “I Love You Too”. “Vlad, Son Of The Dragon” sorprendió a la banda, con un gran número de fanáticos que canto el tema nuevo. Apoyados de muy buena manera con un backing track, el sonido es espectacular y los fans se hacen ver con sus ídolos, quienes rieron con el desenfreno de los asistentes.
Cabe destacar que en estas seis canciones la cancha era una zona de combate. Esto a sólo 20 minutos de haber comenzado el show.

Receipt” es ovacionada por parte de los fans, que demostraron saber todo el arsenal que Black Dahlia ofreció. Además de acompañar cantando al frontman, los presentes saltan y se empujan entre ellos, para que entre el público una bandera chilena aparezca. Strnad no pierde el tiempo y la recoge rápidamente para lograr los aplausos mientras Ellis cierra con un tremendo solo. “Warborn” fue anunciado como un clásico para disfrutar, cosa que los fanáticos agradecieron. El calor se comienza a volver sofocante ya a esa altura del show y es el mismo frontman que dirige al público, como director de orquesta, a que siga con su desenfreno.
La banda toma un descanso para hacer gritar al público distintas frases y donde las risas no faltaron. “Threat Level No.3°° revive totalmente el mosh en el recinto, los rápidos riffs aumentan la intensidad a tal punto que un fan cae desmayado y debió salir de dicho enfrentamiento.  El descanso se hace necesario y luego de una breve pausa se anuncia un clásico del disco “Unhallowed”. “Contagion”, comienza y el mosh sigue creciendo cada vez más. Strnad no sólo se alimenta de esto, sino que sigue alentando a los fanáticos y sonríe a cada uno de los valientes que surfean sobre la multitud.
Con introducción comienza la ansiada “Funeral Thirst”. Una canción que trajo el scram y el headbang a escena, donde los presentes dejaron salir toda la rabia contenida. Un sonido tremendo que el frontman agradeció haciendo un corazón con sus manos. Brian Eschbach será quien anuncie el clásico “Miasma”, que como sería de esperar sería una de los puntos más altos de la noche, pero que aún tenía que ofrecer. El último tema de la jornada lo da “On Stirring Seas Of Salted Blood”, donde el headbang fue al unísono entre todos los presentes.
Pese a haber abandonado el escenario el público pidió más. Pasaron casi cinco minutos y con toda calma y relajo Eschbach entra para decir que “todos se fueran, que el show se había terminado”. El retundo “no” del público hizo que la banda volviera para un encore esperado.
Everything Went Black” trajo de regreso la euforia al espectáculo y los músicos se mostraron como si nada hubiese pasado. Sin embargo, cuando “Deathmask Divine” iba a empezar a Eschbach se le ocurre la idea de que el mosh rodee la mesa de sonido (ubicada al medio de la cancha). Esos fueron los momentos más tensos del sonidista, quien sostenía las rejas tratando de contener el mosh, pero que fue una magnifica postal para todos los presentes. finalmente “I Will Return” die termino a una jornada monstruosa con Strnad sujetando la bandera chilena en sus manos.

El show de The Black Dahlia Murder en Chile fue preciso y conciso. En sólo una hora con diez minutos presentaron un tremendo setlist y un show solido que no da respiros. Es probablemente uno de los shows más brutales que ha tenido este año Santiago. Un privilegio que sólo disfrutaron algunos fanáticos esa noche que los llevo a un abismo que no olvidarán jamás.

Derechos de las fotos y Mención honrosa al fotógrafo Sergio "Wakko" Parra, quien desde el mosh tomo las mejores fotos para nosotros.
Setlist:
What a Horrible Night to Have a Curse
Statutory Ape
Abysmal
Nocturnal
Malenchantments of the Necrosphere
Vlad, Son of the Dragon
Receipt
Warborn
Threat Level No. 3
Contagion
Funeral Thirst
Miasma
On Stirring Seas of Salted Blood

Encore:
Everything Went Black
Deathmask Divine
I Will Return



Publicar un comentario en la entrada

¡Tu portal METAL en ESPAÑOL!

Con la tecnología de Blogger.