Se podría decir que Wolfmother conserva la magia a pesar de todo. Ese debería haber sido el título de esta nota luego de escuchar su ultimo disco: Victorius.
foto: http://rockaxis.com/

Porque si bien los conducidos por el australiano Andrew Stockdale están lejos de la crudeza del primer Lp omónimo y de la exploración de Cosmic Egg, esta última placa soporta, en base a buenos riffs y melodías gancheras, todos los abarates que sufrió la banda desde su nacimiento.
Reiterados cambios de formación, los caprichos y la partida hacia su carrera solista de su líder y un regreso bastante chato con el anterior New Crown, a pesar de todo, este último Lp sale sino victorioso, por lo menos a salvo de las exigencias que se había autoimplantado esta banda que supo sorprender a más de uno en 2007 en EEUU al ganar un premio Grammy .
Hoy con nueva formación -otra vez- se planta retornando a la formula que tantos resultados le dio: un stoner potente, basado en sonidos pesados con gran inspiración de los 70.
De todas maneras, a esa fórmula ya conocida añadió nuevos componentes, alguno positivos y otros... no tanto.
Empezando por lo que generan dudas, estan esas baladas bucólicas pseudo campestres ("Pretty Peggy") que parecieran más ideadas para alguna posible publicidad de una casa de retiro de ancianos, que para rockearla como todos nos merecemos.
Lo que sumó como novedad fue la incorporación de formulas del tipo "heavy blues" que tanto se están escuchando en estos tiempos y el misterio casi en trip chamánico de temas como "Gypsy Caravan".
Si querés escuchar más sobre el último disco de Wolfmother, escucha en Killing Week el segmento especial que tiene el Cuartel del Metal:




Publicar un comentario en la entrada

¡Tu portal METAL en ESPAÑOL!

Con la tecnología de Blogger.