Con un leve retraso y siendo casi las 22hrs en Chile, el frío comienza  a dejarse caer, pero el show aun esta lejos de acabar.

Los fanáticos estan ansiosos esperando el show y cuando el telón se abre el fondo con la portada de “Prometheus”  entusiasma a muchos. La música comienza con la introducción de “Nova Genesis”. Un potent backing track que comienza a preparar la atmosfera para lo que esta noche de espera de mano del Cinematic World Tour.

La banda sale a escena y es “Knightriders Of Doom” la que da la partida.  La banda es extremadamente eufórica y se mueve en todo momento, casi sin pausas. La gente responde de igual manera y todos saltan y cantan en conjunto con Alessandro Conti. Los solos a manos del gran Turilli y Leurquin son potentes debido al fuerte sonido de las guitarras. La potente partida se complementa con “Rosenkreuz (The Rose And The Cross)”. El público demuestra que conoce la canción cantando y acompañando con los puños, donde la sincronía con los teclados es perfecta. Sin embargo estos suenan menos en comparación a las guitarras, un elemento característico y que definirán el show.

Conti se da el momento de saludar al público que rápidamente comienza a corear el nombre del artífice de este proyecto. La banda anuncia uno de los primeros temas de Rhapsody que es “Land Of Inmortals”, donde todos los fans gritan desesperados a espera del comienzo. Un elemento sorprendente es que los grandes coros que acompañan a la música de Rhapsody son realizados por el público, como si fueran parte de los músicos también. El sonido envuelve gracias a la gran ejecución de ambas partes, pero con “Unholy Warcry” la formula se repite. El Sweap Picking a manos de los dos guitarras es sumamente potente y  Landenburg en la batería se luce con una solida ejecución y uno que otro truco.

El primero en tener un momento propio será Conti, quien con “Son Of Pain” saca a lucir lo mejor de su rango vocal donde solo canta en las sombras con una luz. La banda se integra, pero siempre dando la atención al vocalista, incluso quedando estáticos en el momento final. La teatral presentación es continuada por “Prometheus”, una orquestal presentación donde las voces del coro son hechas por el público y los backing track terminan de consolidar una atmósfera única y envolvente. El efecto sonoro que produce la banda con apoyo de sus fans retumba en cada rincón del recinto.

La ovación no se hace esperar y una vez culminada Landenburg prepara su solo apoyado del opening de “Game Of thrones”. Su solo en batería da cuenta de su gran talento e interacción con el público, donde los hizo aplaudir, reír y sorprenderse. “Il Cigno Cero”, el piano de fondo suena espectacular, pero cuando las guitarras entran dan otro matiz a la canción. Un cambio positivo y que sorprende a muchos fanáticos durante todo el show. Sin embargo, lo que más hizo sonreír a la banda fue el intento de los fans por cantar italiano, dando cuenta de que el metal no tiene barreras idiomáticas. La banda aplaude junto con los fans luego de este término.

Domique Leurquin queda solo en escena para deleitar a todos con su habilidad en la guitarra, donde bajo la velocidad y se centro en la hacer un solo más lento pero intenso. Fue él quien hizo el puente para “The Pride Of The Tyrant”.  Una vez fue identificada la canción los asistentes acompañaron y saltaron con Conti, mientras los músicos se mueven de lado a lado, al igual que toda la presentación. El derroche de energía es tremendo. Sin embargo, los presentes quedarán atónitos con la llegada de “DemonHeart”, un clásico de la carrera solista de Turilli, que fue cantando por todos los fans en el lugar. Una grata y esperada sorpresa para todos los que estaban esa noche.


Un pequeño problema con el backing track retrasa un poco a Patrice Guers, pero aun así el músico sale a ganarse los aplausos con su gran talento en el bajo. Un solo que mostro toda su técnica Jazz, una presentación solida que Landenburg acompaño desde la batería.  Luego de la presentación de la banda la salida debe ser épica y “Dawn Of Victory” lo es con creces. Donde las guitarras sorprenden con su potencia, los solos son perfectos y la entrega es absoluta a esas alturas.

La ovación del público era evidente y eso dio pie para la última canción, “Emerald Sword”. Todos los fanáticos saltaron y cantaron más que cualquier juglar en la historia. El sencillo hizo viajar por los aos a los fanáticos y a la banda a volver a ese punto de partida del Power Metal para un cierre notable. Finalmente el show termina con un outro mientras la banda espera los aplausos de los presentes, pero eso no es suficiente. Los músicos bajan del escenario y agradecen personalmente a cada uno de los asistentes.

Finalmente, ¿ fue el show de Cinematic Power Metal que se anuncio? Sí, pero no entendamos “Cinematic” como pantallas y efectos especiales. Veamos este concepto como la idea de que el concierto es una película, donde todos son un personaje, por eso era importante la participación del público en los coros. Donde distintas emociones se pasan y buscan sorprenden a los asistentes. Un show espectacular, mayormente enfocado en las guitarras, ese es el sello de Luca Turilli.

Sin duda anoche, fue una jornada epica por parte de las tres bandas. Sin embargo, este show se sella como una sublime jornada, que cumplió y supero las expectativas pese a su brevedad.


Fotos pertencientes a Miguel Fuentes


Setlist Luca Turilli’s Rhapsody

-Knightrider Of Doom
-Rosenkreuz (The Rose And The Cross)
-Land Of Inmortals
-Unholy Warcry
-Son Of Pain
-Prometheus
-Drum Solo
-Il Cigno Nero
-Guitar Solo
-The Pride Of The Tyrant
-Demonheart
-Bass Solo
-Dawn Of Victory

Encore
-Emerald Sword

Publicar un comentario en la entrada

¡Tu portal METAL en ESPAÑOL!

Con la tecnología de Blogger.