Idolatrado por muchos, temido por otros, denunciado como satánico y mala influencia por los más rancios conservadores de su época, Reign in blood de Slayer condensa las principales y mejores características que un disco trasher debe tener: velocidad, riffs contundentes y "gancheros", más velocidad, gritos desgarradores y un torbellino de guitarras y baterías.


Además, la placa salida en 1986, la cual tuvo que peregrinar por más de un sello al ser rechazado en varias oportunidades por el contenido de sus letras, cuenta con el mejor momento de dos de los más influyentes referentes musicales que el género supo dar: el hoy fallecido Jeff Hanneman en primera guitarra y Dave Lombardo con sus 300 bts en el doble bombo de su batería.

A tres décadas de la salida del disco más extremo que Slayer le podía dar al metal de la década del 80, el programa radial Killing Week hace un caprichoso repaso de esta placa en la sección especial de el Cuartel del Metal.

Abróchate el cinturón y escuchalo con nosotros!




Publicar un comentario en la entrada

¡Tu portal METAL en ESPAÑOL!

Con la tecnología de Blogger.