"Síntomas de autodestrucción" es el primer álbum de larga duración de Fornix, banda peruana de thrash metal que se forjó a finales de 2012. Este nuevo material, cantado íntegramente en español a diferencia de su EP "Mind dissolution" (2013), es una amalgama de gritos de inconformidad social y la introspectiva de Alonso Páez (voz/guitarra), líder de la agrupación, quien se inspiró en la neurociencia para darle nombre al grupo.

El terror, la agresividad y la violencia son las características -al menos lo que pretende este cuarteto limeño- bandera de Fornix en honor a esa zona del cerebro que genera estos impulsos primitivos en los humanos. El arte del disco hace referencia a un Paseo de los Héroes Navales (Lima-Perú) en ruinas, desolado y con una arquitectura ennegrecida por la negligencia nacional. Esta imagen vaticina el futuro decadente de nuestro país si cada miembro de esta patria persiste con su irracional destrucción que parte de su  propia deshumanización.

Este material inicia con “Lima hell” que abre con un ritmo pesado pero sin tanto arreglo introductorio, ya que se torna impetuoso con la aparición de riffs acelerados y la furiosa voz del cantante. En conjunto, esta composición recoge riffs al estilo de Exodus y Megadeth en sus épocas de gloria. Toda esa descarga auditiva se une con esa temática tan propia del thrash metal, pero con referencias locales. Este es el caso de lo que se vive día a día en nuestra capital: muerte, inseguridad y delincuencia que mancha con sangre y miedo nuestras calles citadinas; esas que al llegar la noche se convierten en “tierra de nadie”.

Presentación del álbum "Síntomas de Autodestrucción". (Foto: Cortesía)
“La enfermedad”, segunda canción del disco, –que cuenta con un videoclip- es una oda al metalero, figura socialmente marginada por su apariencia y estilo de vida. El sentir de estos seres “cancerígenos” para nuestra ciudad se hace presente en riffs caóticos de la vieja escuela del thrash metal; batería demoledora, una voz irreprimible y un interludio reflexivo (con un catártico solo de guitarra en manos de Kevin Mendoza) que nos invita a pensar sobre quiénes son las verdaderas plagas que infestan nuestro país, sobre todo de las que visten de saco y corbata y camuflan su doble moral con sospechosas buenas costumbres.

Las siguientes tres piezas, “Hasta el final”, “El juego de la traición” y “El hombre que quería volar”, rompen el esquema  de crítica social para dar paso al aspecto más íntimo del compositor –en este caso de Páez-, quien vierte sentimientos de enfrentar tus miedos; frustración, soledad, existencialismo puro de un vida alimentada con hesitaciones, hasta rezagos de mediocridad ajena que busca hundirte en su paupérrima mentalidad.

Si bien hablé a grandes rasgos sobre estos tres temas, quiero enfocarme en dos de ellos. El primero, “Hasta el final”, captó mi atención con una potencia infatigable y riffs acelerados que juegan con las escalas, así como la fugaz aparición de guitarras gemelas. Es una composición coherente: toda la energía del thrash metal se mezcla con cada frase de aliento.

De izq. a dcha.: Luis Felipe Reyes, Alonso Páez, Guillermo Anticona y Kevin Mendoza (Foto: Cortesía)
En la segunda canción, “El hombre que quería volar”, percibo ese airecillo a Death, no solo por el intento vocal al estilo del mítico Chuck Schuldiner, también por los agresivos riffs de este subgénero del metal (podría mencionar hasta At The Gates). El tema rompe contundencia al final con un fade out, tal vez para generar una atmósfera más etérea, aunque destaco la introducción nebulosa e  inquietante de la canción.

Con “De lesa humanidad”, Fornix evoca los caóticos años noventa en Perú. Esa década que se tiñó de sangre con los atroces delitos contra la vida humana cometidos durante el Gobierno de Alberto Fujimori (1990-2000). La sentida letra reúne tácitamente –por mencionar algunos- la matanza de Barrios Altos, la masacre a los campesinos del Santa y el asesinato al periodista Pedro Yauri; todos perpetrados por el escuadrón de la muerte “Grupo Colina”.

En el aspecto de la composición musical, distingo la influencia del death con la mordacidad del thrash a lo Annihilator. Distorsiones lúdicas, riffs pesados, un coro con una frase nada sutil que se complementa con el blast beat del baterista Guillermo Anticona y el bajo de Luis Felipe Reyes, además de arpegios de guitarra que relucen casi al finalizar el tema.

“Guerra en la Parada” es el penúltimo título del disco. Los que conocen sobre los acontecimientos de nuestro país de los últimos 5 años, lo asociarán inmediatamente con el desalojo –por parte de la policía- a los comerciantes del exmercado mayorista de Lima. Un enfrentamiento que ocasionó la muerte de dos personas y cientos de heridos. Además de la influencia de bandas de la nueva ola del thrash metal como Lazarus A.D. o Exodia, pongo sobre el tapete la inserción de “El cóndor pasa…”.

Miembros de Fornix en concierto (Foto: Facebook / Fornix)
Y con “El ataque del zorrón”, Fornix cierra el disco con sonidos netamente death metal. Sin embargo, en el solo de guitarra se nota la velocidad del thrash con una base de guitarra rítmica a lo Slayer, terminando con un fade out; la batería toma el protagonismo con redobles técnicos que van desvaneciéndose en una atmósfera de ruido misterioso.

Esta pieza es la más descarada y explícita de todo el álbum. De acuerdo a la letra, la agrupación se refiere a un joven que, en plena efervescencia sexual, se aleja del onanismo para vivir experiencias donde la irresponsabilidad explota en eyaculación. La temática se aleja del molde de “Síntomas de Autodestrucción” y me resulta algo indiferente, pero sin desmerecer la composición musical.

Fornix intenta encaminarse a paso lento pero seguro por el sendero del metal extremo peruano. Si tuviera que valorarlo numéricamente, lo califico con un 7.5/10. Son compactos y recogen el legado de la vieja escuela del thrash metal y la radicalidad del death metal, pero de una manera convencional, algo muy usual en las nuevas bandas de este género.

Escrito por Milagros Legay Risco

Escucha el disco completo aquí: 

Publicar un comentario en la entrada

¡Tu portal METAL en ESPAÑOL!

Con la tecnología de Blogger.