El año 1986 es considerado el pináculo del thrash metal. Después del debut de Metallica con Kill 'Em All, una nueva camada de bangers surgió, con un estilo particular y más agresivo que el clásico heavy metal. El metal evolucionó a un subgénero más fuerte, potente y rápido, y todo el mundo explotó sus tímpanos con las nuevas bandas que salían. En 1986 particularmente encuentras una inmensa cantidad de discos de thrash metal de alta calidad, tanto por composiciones más complejas como un sonido evolucionado que definió los años 80. 

Y lo más irónico de todo es que, a la velocidad que salían tantos discos era más que probable que los propios fans del género no se daban cuenta de lo épico que ese año estaba siendo. Doce meses que marcaron el pináculo de la música extrema. Y tres décadas después, la mayoría de esos álbumes siguen vigentes e influyen en las nuevas bandas de jóvenes entusiastas, e incluso a muchos artistas de esa época que todavía están activos. Los años siguientes a ellos fueron increíbles también, pero nada se compara a la gloria que consiguieron muchos por coincidir en un mismo año con sus mejores producciones. ¡Incluso algunos debutaban en el mundo del metal, y lo hicieron por la puerta grande!

Sin más que añadir, he aquí la lista de los 10 discos que pruebam que 1986 fue el mejor año del thrash metal:


1.- Dark Angel – Darkness Descends
Apodados como "La máquina de cafeína de Los Ángeles", el segundo disco de estos jóvenes y alocados bangers es unos de los más imponentes discos de thrash metal que ha existido jamás. Prácticamente no hay descanso en el, haciendo que tu cuello no deje de girar. Las guitarras son una sierra eléctrica para lo oídos, y la batería de Gene Hoglan definitivamente te vuelva la cabeza. Lo que más encanta de este disco es su entereza y actitud, algo que superó con creces al disco debut de esta banda. 100% recomendable para el metal, 0% recomendable para la salud de tus tímpanos y cuello.


2.- Exumer – Possessed By Fire
Hay algo que siempre caracteriza a los alemanes, y es ese espíritu para crear extraordinarias bandas de thrash metal. De hecho, el thrash alemán es en sí un subgénero de este subgénero. Y una de esas bandas que lo demuestra perfectamente, y en su disco debut, es Exumer. Este disco comienza con un clásico y poderoso circulo en el thrash metal, incluso antes que sus compatriotas ya asentados como Kreator y Destruction. Aunque en 1986 el estilo de las producciones de thrash era variable por el gusto y por las posibilidades de cada país, este disco se beneficia con una magnífica y pesada claridad. Esto también gracias a la única, furiosa y afilada voz de Mem Von Stein, así como el talento de los riffs de Ray Mensch, que posiblemente ahora suenen genéricos, pero en su época marco una etapa furiosa en el metal


3.- Angel Dust – Into The Dark Past
Estamos antes el álbum más oscuro de esta lista, que fue el debut de los asesinos de Dortmund. Ellos se especializaron en crear memorables melodías con enormes riffs de gran velocidad. Canciones como "Gambler" y "Legions Of Destruction" siguen sorprendiendo actualmente. La banda lanzó luego el también oscuro y clásico "To Dust You Will Decay", donde comenzaron a evolucionar en un estilo más power/progresivo. Este disco definitivamente es una joya para los aficionados del thrash.


4.- Slayer – Reign In Blood
¡Oh sí! Todos sabemos que este disco es imposible de pasar desapercibido. Estamos ante la evolución más violenta de la historia de Slayer y de todo metal en general. Si los extraterrestres vinieran a la tierra y demandaran saber qué es el thrash metal, inevitablemente reproduciríamos este disco, con el que sobrarían las explicaciones. 30 años han pasado y no existe álbum todavía que dé una definitiva muestra de violencia y calidad. Cada canción es una pieza única de furia y caos incontrolable, que son la antesala del siguiente tema. La portada, las letras, todo era completamente extremo en este disco, y catapultó a Slayer al olimpo de los grandes del metal para toda la eternidad.


5.- Kreator – Pleasure To Kill
Dice un viejo chiste que el sonido de la batería de Ventor en el tema que abre este disco, "Ripping Corpse", suena como una anciana cayéndose por unas escaleras. Y es verdad, el sonido de la batería en este disco no es uno de sus fuertes, pero estamos ante uno de los pilares del metal extremo en su totalidad. Con la misma vena progresiva que tuvo Slayer con el disco Hell Awaits, estos alemanes superaron demasiado a su debut Endless Pain. Las guitarras son como unos sables en constante choque, y la voz de Mille Petrozza ya lo posicionaba como uno de los vocalistas más poderosos e incansables de esa época. Definitivamente puso a Alemania en el radar de cualquier fanático del thrash metal.


6.- Megadeth – Peace Sells… But Who’s Buying?
Luego del frenético debut de un rabioso Dave Mustaine con sus nuevos compañeros de banda, Megadeth tomó un rumbo todavía más veloz, y esta vez con una calidad de composición bastante superior a lo acostumbrado. No hay duda de que estamos ante una obra maestra llena de insanos riffs, solos mejor estructurados y de mejor calidad, y sobre todo ante un Mustaine dispuesto a conquistar el mundo (y joder a Metallica, claro). Jamás habrá una canción tan frenética y con fino estilo como "Wake Up Dead". Como comentó Corey Beaulieu de Trivium, "The Conjuring" por sí solo contiene muchos más increíbles riffs que cualquier banda en toda su discografía. "Black Friday" llevó las credenciales de thrash y de oscuridad de Megadeth al infinito, teniendo unos incansables riffs que cuadran perfectamente con la historia de un brutal asesinato. "My Last Words" llevó a una indescriptible experiencia a todos los que lo oían, cerrando magníficamente este disco. Y por sobre todo, "Peace Sells", con una de las líneas de bajo más icónicas de toda la historia del metal, unos solos magníficos, y además de ser una de las más recordadas críticas a la política mundial, algo que muy pocas bandas hablaban en sus letras. Irónicamente después de esto muchos querían a Mustaine como el nuevo presidente de Estados Unidos. No se requiere más.


7.- Destruction – Eternal Devastation
¿Se han dado cuenta realmente del tono de esa guitarra? Estamos ante una increíble mezcla de lo crunchy, lo agudo y lo pesado a la vez, que no ha sido repetido en ningún disco de Destruction o de cualquier otra banda. Y aunque a primera vista la calidad parece un poco inferior al disco previo, estamos ante un sonido único y muy bien hecho. Mike Sifringer es definitivamente un héroe de la guitarra del thrash metal, y tomó mucha ventaja de este particular sonido, dándonos una desconcertante pieza maestra de lo extremo, pero sobre todo, de lo oscuro y lo inquietante. Realmente inquietante, pues los 7 temas que componen el disco se alejan un poco de lo satánico y abordan unas letras y un sonido más insano que escarapela el cuerpo. La canción de apertura, "Curse The Gods" sentó un alto estándar en la banda y el thrash aleman, de la misma manera que "Life Without Sense", canción infaltable en los conciertos de Destruction, caracterizado, al igual que los demás temas, de una increíblemente aguda y frenética voz que no era tan usual entre sus compatriotas músicos. ¿Y como cerrar un disco tan terrorífico? Con una canción terrorífica, claramente, y así fue como "Confused Mind" te hace sentir un miedo real, como si tuvieses todo este tiempo y detrás de ti a un maníaco esperando para asesinarte. Y para ponerle la guinda al pastel, en el final de esta canción se escucha precisamente a un maníaco caminando lentamente hacia su víctima (con la voz de Schmier), una chica absorbida por el miedo, que suelta un grito muy angustiante, seguida de la risa de su ejecutor. Estamos ante una obra maestra que sólo pasa una vez en la historia.


8.- Nuclear Assault – Game Over
Nuclear Assault es una de esas bandas que unía a fanáticos de varios géneros, sobre todo del punk y el metal. En escenario tocaban con un frenesí incalculable, lo que a veces afectaba la claridad de sus canciones, pero aún así los amabas.  En términos de sonido posiblemente este disco sea el menor de esta lista, ya que la guitarra sonaba muy "suave", pero la banda lo complementaba perfectamente con una energía contagiosa. Lo que le daba todavía más poder y toque personal a ellos era el poderoso ataque del bajo de Dan Lilker, al igual que la voz de John Connelly, el cual era particularmente chillón y juvenil, lo que muchas bandas de thrash iban perdiendo con el paso de los años. Un perfecto equilibrio entre hardcore y metal hizo que canciones de menos de 1 minuto como "Hang The Pope" o más largas de lo habitual para el género, como los 7 minutos de "Brain Death", los catapultasen al éxito. Definitivamente estamos ante una delicia radioactiva.


9.- Possessed – Beyond The Gates
El segundo disco de los extremos de San Francisco es una anomalía del metal extremo. ¿Por qué? Porque presenciamos una evolución nunca antes vista de death metal (con el fabuloso debut Seven Churches) a thrash metal. La voz de Jeff Becerra es brillantemente más terrorífica que nunca, pero sobre todo, el estilo de los riffs con más staccatos, definieron un sólido thrash que marcó a generaciones de bangers extremos. La atmósfera de este disco es perversamente rara y fría, la que es acompañada de un tremendo y bizarro arte en el interior del álbum.


10.- Metallica – Master Of Puppets
Estamos ante el disco que llevó a Metallica y al thrash metal a otro nivel de éxito, sin comprometer jamás su potencia y su actitud. Estos legendarios 8 temas son increíblemente consistentes, ya que hablamos de un pesadamente infernal "Master Of Puppets", acompañadas de las militares marchas como son "Disposable Heroes" y "Leper Messiah". Aunque el disco bajó un poco las revoluciones de los dos discos previos, canción por canción estamos ante un arsenal pesado y lleno de técnica básica para graduarte como un guitarrista thrasher. Y no hay dudas aún así de la velocidad de la banda, ya que "Battery" y "Damage Inc." son dos cachetadas imperceptibles del thrash metal en toda su historia. Y cómo no mencionar el increíble trabajo, tanto en técnica como en sonido, del siempre eterno Cliff Burton, el cuál con "Orion" se consagró como uno de los mejores bajistas de la historia, además de ser una pieza tan emotiva que a cualquier fan de Metallica le sacará unas cuantas lágrimas. La obra maestra del thrash metal, definitivamente. No importa que pasó antes o después con ellos, este álbum es inmortal.


MENCIONES HONROSAS:
- Onslaught - The Force
- Flotsam & Jetsam - Doomsday For The Deceiver
- Mortal Sin - Mayhemic Destruction
- Sepultura - Morbid Visions
- Sacrifice - Torment In Fire
- Sodom – Obsessed By Cruelty
- Holy Moses - Queen of Siam
- SDI - Satan's Defloration Incorporated
- Slaughter - Strappado
- Tankard - Zombie Attack
- Voivod - Rrroooaaarrr
- Whiplash - Power And Pain

Vía teamrock.com

Publicar un comentario en la entrada

¡Tu portal METAL en ESPAÑOL!

Con la tecnología de Blogger.