Metal extremo a la vena. Pentagram se devoró el escenario del AI-APAEC luego del brutal concierto del grupo peruano Anal Vomit que calentó motores para la llegada de los chilenos. El frío y el cansancio de estar horas parados quedaron en el olvido ante la presencia del vocalista Anton Reisenegger y compañía que retornaban a tierras nacionales tras su presentación en 2015.

Nuestra atención se mantuvo de principio a fin. Y es que al escuchar “Spell of the Pentagram”, agresivo tema de su primer demo lanzado en 1987, logró que mandáramos al diablo cualquier molestia a punta de headbanging.

Con tantos años de experiencia en la escena del metal, el cuarteto no tuvo que hacer mucho para que los espectadores armaran el moshpit con el segundo bombazo: “Horror Vacui”. Tras escuchar ese riff del intro tan punzante y afilado, esa batería igual de demoledora que el bajo y sumando el grito de guerra de Anton, nuestros oídos no estaban listos para la siguiente interpretación.

Los músicos no dejaron que nos recuperáramos del impetuoso “horror al vacío”, ya que el bajo de Juan Francisco Cueto introdujo “Temple of Perdition”. Es así que, en pleno headbanging, el público marcaba cada golpe de batería (realmente la estábamos pasando muy bien).

“Ritual human sacrifice” resonó en el recinto ante un enardecido grupo de personas que gozaba de la calidad musical de Pentagram. La voz de Anton escupía blasfemia en referencia al “intimidante” título que inicia con una atmósfera pesada para luego estallar en violencia, no sin antes escuchar los incisivos riffs de Juan Pablo Uribe.

La noche seguía su curso y nuestros hermanos del sur nos destrozaron con “La Fiura” que narra las perversiones de un ser mitológico chileno que, bajo la forma de una repulsiva mujer, busca saciar su apetito sexual a costa de infortunados varones. Particularmente, es un tema que me gusta mucho porque transmite parte de su cultura que también alberga seres terroríficos.

A mitad de su presentación, Anton nos sorprendió al adelantar que la agrupación está preparando lo que será su segundo álbum de estudio. Si bien no dio detalles al respecto, dejó en claro que ingresarán al estudio de grabación dentro de poco. Otro hecho particular, que seguramente pocos se dieron cuenta, fue que el frontman, antes de interpretar “The Death of Satan”, aseguró que sería el último tema de la noche. Broma o no, continuaron su infatigable puesta en escena con el crudo “Fatal Prediction”.

Los redobles del instrumento de Juan Pablo Donoso y el riff de Uribe eran el prólogo de “Profaner”, canción que privilegia el bajo del talentoso Cueto. Cuando crees que “tuviste suficiente”, este tema hace honor a su nombre y profana tu mente con un impetuoso cambio de ritmo; golpes de batería y solos carcomen tu sentido auditivo.

La medianoche llegó y Pentagram, como es tradición, cerró su feroz concierto con “Demoniac Possession”, tema que de principio a fin resulta ser de esas composiciones hermosamente caóticas, contundentes e incisivas al punto de poseer al inapagable tumulto que montaba el último moshpit para los agradecidos chilenos… Todos estábamos a pocos minutos de presenciar lo que sería el plato fuerte de la noche: Sacrifice.

Fotos: Renzo Martínez / Conan: Productora Audiovisual

-Revive parte del concierto de Pentagram en el festival Ai-Apaec


Publicar un comentario en la entrada

¡Tu portal METAL en ESPAÑOL!

Con la tecnología de Blogger.