Poco a poco el Teatro Caupolicán en Chile comenzaba a llenarse cerca de las 20hrs. Los fanáticos esperaban ansiosos está nueva visita de Avantasia, luego de dos años de ausencia.
Mientras los fanáticos siguen entrando y logrando ocupar gran parte del recinto, pero no completarlo, todos cantan las canciones que el sonidista ofrece en la previa a la banda.

Finalmente y con 15 minutos de retraso las luces se apagan. El telón majestuoso con la portada de “Ghostlights” se alza en fondo y poco a poco aparecen los músicos que darán vida a esta mágica velada.

“Mystery Of A Blood Red Rose” da inicio a la jornada donde Tobias Sammet aparece en medio del escenario y comienza el show. La canción tiene varios cambios de tiempo, dentro de los cuales la fanaticada se reparte entre saltos y palmas espontaneas para acompañar a los músicos en un gran derroche de energía por ambos. Sammet toma la primera pausa para saludar a todos los asistentes al show y anuncia que será una jornada intensa de tres horas y da la bienvenida al gran Michael Kiske.

Kiske viene como la voz de “Ghostlights”, un tema que fue coreado por todo el teatro como si de un clásico se tratara. La ejecución del tema es perfecta, pese a la velocidad y complejidad, pero todos los aplausos y miradas los roba Paeth y Hartmann con sus respectivos solos. Llama la atención que Jorn no aparezca en este tema, siendo reemplazado por Herbie Langhans. “Invoke The Machine”  continua la intensa jornada y Ronnie Atkins sale a escena donde la explosión de energía del cantante es contagiosa. Atkins motiva a cientos a aplaudir, saltar y hacer headbang, sin embargo muchos destacaron su gran calidad vocal y con su particular estilo. Terminado el tema Sammet anuncia que es la primera vez que Atkins está en Chile y que está muy feliz de estar acá, cosa que se noto en cada momento que estuvo en escena.

El show contiene varias pausas para preparar los cambios en los micrófonos, porque cada canción es más elaborada que la anterior. “Unchain The Light” pone en escena a los tres vocalistas que ya habían aparecido (Sammet, Kiske y Atkins), donde cada uno se turna para su interpretación y donde los presentes corean junto a ellos las guitarras de la canción. Avantasia da un inicio, principalmente, con temas nuevos que parecieran ser clásicos de sus primeros discos. “The Watchmaker’s Dream”  es ovacionada por los asistentes al espectáculo y Oliver Hartmann sale al protagonismo tanto en los solos y el canto. La dificultad de lo que el guitarrista realiza es considerable, y pese a los juegos de sus compañeros en todo momento realiza un show impecable que culminará con los fanáticos coreando su nombre y un asombroso solo de teclado.

Luego de cinco canciones relativamente nuevas Sammet anuncia que viene un clásico de la y dice que será fácil de reconocer.  El primer acorde de “The Scarecrow” pone a todo el recinto a saltar, aplaudir y cantar al instante. Una canción intensa y muy bien llevada a cabo, donde la aparición de Jorn Lande desata los gritos de la multitud bajo la luz roja que lo rodea. Es así como resulta una pieza casi teatral, donde en los solos los cantantes tratan de permanecer como estatuas, pero los constantes gritos del público los hacen sacar más de una carcajada durante los diez minutos de la presentación. Jorn quedará solo en el escenario para sorprender con “Lucifer” canción que emociono a todos los presentes que cantaron con Lande y lo acompañaron con encendedores en la primera parte de la canción. La luz roja es un sello del vocalista y le da una imagen majestuosa, pero también el solo de Hartmann logra fortalecer al “Vikingo” del escenario.

Con la salida del escenario siempre habrá otro cantante listo y esta vez es el turno de Eric Martin, con su canción “What’s Left Of Me”. La balada es cantada completa por el público y el vocalista que permanece sentado, para luego cantar de pie con Sammet. Los presentes siempre enérgicos acompañan esta balda como si fuera uno de los temas rápidos de la banda. Martin es aplaudido y ovacionado por todos , pero será en “The Wicked Symphony” donde gran parte del elenco sorprenderá a todos con una solida perfomance. Las guitarras y el bajo se forman y toman parte del juego que los músicos realizan. El sencillo es aplaudido y cantado en todo momento, pero todo estalla con la aparición de Amanda Somervile como voz principal, abandonando su lugar en los coros. Un tema de alta dificultad y que la banda logra ejecutar de perfecta manera impactando a todos los participantes del show.

Sammet regresa al escenario para anunciar que tienen un invitado especial para esta siguiente canción y es donde Herbie Langhans toma el centro del escenario con “Draconian Love”. Langhans sorprende a todos los presentes debido a su gran y variante rango vocal, el cual ya había presentado en canciones anteriores y sus intervenciones como corista.  La canción es acompañada en todo momento por el público quienes se deleitaran con el solo que Paeth tiene para ellos. Pero todo viene abajo cuando la gran Amanda Somerville aparece para interpretar “Farewell”. La balada fue anunciada como “la canción donde todos saben que hacer” y Sammet no se equivocaba, porque en su comienzo la gente comenzó a mover los brazos de un lado a otro muy lentamente. El cierre del sencillo es aplaudido por todos, debido a que tuvo las tres voces finales interpretadas entre Sammet, Somerville y Kiske que salió a acompañar el final.

La noche continua con “Stargazers” una potente canción de Power Metal que tendrá como voces a Jorn, Kiske, Atkins y Hartmann quienes entre ellos realizaran distintos juegos entre ellos. Sin embargo, esto no excluye al público quienes saltaran y cantaran con la banda, pero que serán fundamentales en el cierre del tema entre palmas. Sammet vuelve a la escena y habla de la emoción de estar en Chile y recuerda su primera visita en el 2002. Una larga charla entre él y Kiske entretiene al público, a quienes incluso hacen cantar canciones en alemán, mientras que el público hace lo mismo con el “C-h-i”. Luego de un largo y a más de dos horas de show comienza “Shelter From The Rain”.

Ya con más de dos horas de show Tobias no muestra síntomas de cansancio y comienzan con la extensa “Let The Storm Descend Upon You” .Un tema del que tienen fe será un clásico de la banda, según anuncio su líder. El público honro dicho pensamiento, cantando casi de memoria toda la canción la cual fue muy bien acompañada por los asistentes quienes aplaudían las apariciones de Lande y Atkins. Entre Jorn y Tobias se comparte una agradable conversación sobre distintos tragos y alcohol que sirvió de previa para preparar las baterías de los micrófonos y dar inicio a “Promise Land”, una canción potente que mantenía activo a los asistentes luego de dos horas, pero seguir por una hora más seria una labor difícil.

Es sorprendente como Avantasia toma un segundo aire para preparar la parte final del show usando “Reach Out For The Light” con Kiske y Sammet al mando. Los presentes corean las guitarras y cantan con la banda, todo quienes miraban intensificaron su energía, la cual nunca se vio decaer durante el show. Con este segundo aire Kiske introduce “Avantasia”  a través de un tarareo, que logró hacer cantar y saltar a todos para que la banda luego se acoplara al canto del público. Nuevamente los solos son un punto alto, destacando el envolvente sonido del teclado y las voces en coro de Somerville y Langhas.

Luego de una larga ausencia Eric Martin reaparece en escena junto a Ronnie Atkins, quienes bromean un momento con el publico cantando temas como “Cum On Feel The Noise” o “Daddy, brother, Lover, Little Boy” una breve introducción para que ambos luego den inicio a “Twisted Mind” . la canción saca lo mejor de ambos vocalista en las distintas partes que se turnan para interpretar, en un dueto de rangos vocales muy diferentes entre ambos. La noche continúa y Tobias explica la ausencia de Bob Catley, sin embargo Martin interpreta una de sus canciones con el mayor respeto posible. “The Great Mystery” una extensa canción de tres tiempos que lleva a Eric a sacar lo mejor de su nivel vocal y que el vocalista de Mr. Big logra sin mayores complicaciones en conjunto con Sammet y un público que disfruta de la interpretación de ambos músicos.

La usencia de Catley es obvia y por ello Sammet decide grabar un video que le envía al músico ausente con los chilenos gritando “Hey Bob! ComeBack” y sin pausa alguna “Dying For An Angel” comienza. Los presentes acompañan el inicio con canticos y cuando Martin usa la palabra “Scream” el público no duda en manifestarse para él. La ejecución es de las mejores que ha tenido la banda sobre este tema y Paeth destaca de sobremanera con este solo. Finalmente Avantasia culmina este setlist con “The Story Ain’t Over” y diciendo a los fanáticos que por favor lean entre las líneas de esta canción debido a que, al parecer, Avantasia aun tiene mucho que ofrecer. El tema resulta ser una alegre salida con Tobias imitando los gestos realizados por Bob Catley para salir del escenario.

Luego de unos minutos con las luces apagadas la banda vuelve a escena, Tobias en todo momento agradece la gran entrega del público y es aquí donde ocurre uno de los mejores momentos de la noche. Un fanático le arroja una bandera de Ecuador, la banda ya había recibido una chilena, si bien ironiza con el juego de que se es malo con las banderas, tanto él como público reconoce la unión que la música genera y el hecho que los fanáticos viajaran de tan lejos hasta el show. Además destacar el buen comportamiento de los chilenos que aplaudieron a los ecuatorianos presentes y destacar a los venezolanos y alemanes presentes en el público.

El set culminará con “Lost In Space”  que mantuvo a todos los presentes cantando a todo pulmón y a Amanda Somerville en el cierre. Pero la banda quedaría entregada totalmente cuando “Sign Of The Cross” comience, debido a que en el espacio de presentación de la banda el público comenzó a cantar los dos primeros versos de la canción logrando los aplausos de la banda. El show culmina con el medley entre dicho tema y “The Seven Angels” con todos los músicos en escena en una épica jornada.

Entrar mucho en detalles no sería bueno, debido a que esto es una ópera metal y debes vivirla. No estamos ante un acto teatral como puede ser un show de Alice Cooper, pero si estamos ante algo nuevo con una entrega y energía única. Cada personaje en el espectáculo en espectáculo en sí mismo, donde cada uno tiene una actitud y una gracia en este proyecto.

Son pocas las bandas que pueden dar tres horas de show, pero tres horas con veinte minutos es realmente un desafío para el público y la banda. Sin duda alguna este fue un show para amantes de la música,  más allá de la que sea tu rama del metal favorita, si no estuviste esa noche dime ¿Qué esperas para ir al próximo show de esta banda?


SETLIST:

-Mystery Of A Blood Red Rose

-Ghostlights

-Invoke The Machine
-Unchain The Light
-The Watchmaker’s Dream
-The Scarecrow
-Lucifer
-What’s Left Of Me
-The Wicked Symphony
-Draconian Love
-Farewell
-Stargazers
-Shelter From The Rain
-Let The Storm Descend Upon You
-Promise Land
-Reach Out For The Light
-Avantasia
-Twisted Mind
-The Great Mystery
-Dying For An Angel
-The Story Ain’t Over

ENCORE
-Lost In Space
-Sign Of The Cross/The Seven Angels

Los derechos de las imágenes corresponden al fotógrafo Sergio Parra Y.

Publicar un comentario en la entrada

¡Tu portal METAL en ESPAÑOL!

Con la tecnología de Blogger.