(Foto: Mabel Jiménez)
Hacia las 5 de la tarde ya se encontraban algunos asistentes en la entrada del Revolution Bar, esperando para lo que sería una excelente noche llena de poderosos Riffs. A medida que pasaba el tiempo y se acercaba la hora del evento, más personas se acercaban a las puertas, deseosos por el comienzo y deleitados por algunas muestras de guitarra y batería que se escuchaban desde fuera del edificio.

Luego de aproximadamente dos horas, los miembros de la banda salieron a fumarse un cigarro y seguidamente se subirían a la camioneta que los llevaría a un buen descanso antes del show. Sin embargo, no se fueron hasta que Guillermo se tomara un par de fotos con algunos fans.

Más tarde, alrededor de las 7 p.m. se abrieron las puertas del lugar y se comenzó con el ingreso. Ya dentro del bar, las personas podían esperar cómodamente en las mesas mientras disfrutaban de alguna bebida que, por supuesto, debían pagar. Cuando ya llegaban las 8 p.m., la banda que abriría el concierto estaba calentando y practicando en el segundo piso, mientras las personas daban un vistazo, ansiosos por verlos tocar.

Algunos minutos luego de las 8 de la noche, la banda telonera subió al escenario y así el

público le dio la bienvenida a Sagros. La banda abrió el concierto de una manera brutal con su tema "Asesinos" y con una impresionante energía que logró captar la atención de los espectadores. No obstante, el sonido de los instrumentos opacaba la voz de Sergio y las personas pedían que se subiera su volumen. Luego de haber presentado varias de sus canciones, se despidieron de sus oyentes y le agradecieron tanto a ellos como a Tyrona, los organizadores del evento.

Ya se hallaba todo el público inquieto y afanoso por la llegada de la banda principal, cuando de pronto se empezaron a ver a sus integrantes sobre la tarima. Lastimosamente, el escenario aun no estaba listo para que empezaran su actuación, pero aquello no fue motivo para que la multitud no se alegrara y embelesara con su presencia.


Tras algunos momentos de configuración de los equipos y la preparación de todo el sonido,

el concierto de Angelus Apatrida finalmente había comenzado. Devastadores fueron sus riffs, veloces fueron sus solos, la energía que ponían en el escenario era simplemente magnífica. Detrás en la batería, se hallaba Victor Valera apaleando con golpes contundentes a su instrumento; Jose Izquierdo le daba a la atmósfera el toque pesado que crean las frecuencias del bajo eléctrico, atacando al instrumento con gran vivacidad y animando al público con su agradable actitud; David Alvarez, al lado derecho del escenario, dominaba la guitarra con gran habilidad y ejecutaba habilidosos solos; y en la voz, con mucho vigor cantaba Guillermo Izquierdo, demostrando también sus destrezas en la guitarra eléctrica. No sólo presentaban excelentes habilidades en sus instrumentos sino que también tenían una energética actitud que entusiasmaba al público, articulando grandes pogos en la parte central del bar.

A pesar de la sólida actuación que estaban dando, se percibían problemas en el sonido. La voz era apenas distinguible del resto de instrumentos, pues no se había arreglado el volumen desde la presentación de Sagros, e incluso sonaba aun menos. La guitarra de Guillermo sonaba clara y fuerte, pero la de David era muy poco perceptible y difícilmente se podía identificar cuando hacía un solo. El bajo y la batería probablemente sonaban tan fuertes que no permitían que las frecuencias altas de las guitarras sobresalieran. No obstante, el concierto fue agradable y se notaba la pericia y disposición de los músicos.

Tanto era el gusto con el que Angelus Apatrida estaba tocando que en muy corto
tiempo se podía notar un magnífico ambiente para la banda y para los espectadores. Guillermo derramaba gran cantidad de sudor sobre su guitarra, demostrando todo el empeño que ponía en su hacer. La banda interpretó varios temas de su último álbum "Hidden Evolution", viviendo con todo el ánimo cada canción que tocaban. Ya más tarde, un hombre borracho le daría su camiseta a Jose, y este último, tal vez pensando que era la camiseta de Colombia o quizá sólo como un acto de complacencia, levantó la prenda mostrándola al público y luego dejándola sobre el suelo.

Alrededor de las 11 p.m. la banda daba fin a su puesta en escena, dejando a muchos satisfechos con el show que habían brindado y con ansias de que la banda vuelva pronto a Bogotá. Antes de irse, la banda agradeció a sus fans por hacer de su primer vez en Colombia una excelente experiencia y también a Tyrona Eventos por hacer posible aquella oportunidad. Esperamos que los chicos de Angelus Apatrida se hayan ido satisfecho del gran concierto que dieron esa noche y anhelamos que vuelvan.

A continuación dejamos un vídeo de Angelus Apatrida, para que veas lo que son capaces de hacer; un vídeo Sagros, para que te familiarices con la banda si aun no la conoces; una muestra de lo que fue el show en Bogotá, por si te lo perdiste; y el link a su último álbum "Hidden Evolution" para que lo escuches por Spotify.


Publicar un comentario en la entrada

¡Tu portal METAL en ESPAÑOL!

Con la tecnología de Blogger.