Fotografía de www.soychile.cl
Creo que no hay nada más admirable en el mundo de la música que el fanatismo. Esa sensación de sentirse representado e identificado por algo tan grande que te conecta con un músico o banda que, quizás, no conoces en persona, pero si conoces emocionalmente.

Sin duda es conmovedor ver escenas de los conciertos donde fanáticos lloran, cantan, saltan y se entregan por completo en una actividad que no vives solo, sino se comparte con miles de fanáticos más.  Más allá del género y nosotros como parte de una gran comunidad metalera sabemos entender estos fanatismos.

Resulta que a veces este sentimiento tan humilde y noble se cruza con tragedias que nunca deberían ocurrir.

La noche del 16 de abril en Chile se vivían dos conciertos de manera simultánea. Por una parte la banda Eluveitie se presentaba como headliner de la segunda edición de PaganFest (Donde nosotros estábamos cubriendo el espectáculo) y en otra parte de Santiago la banda inglesa de crust punk Doom hacia lo mismo.

Recuerdo haber salido de nuestra cobertura como prensa de Paganfest cerca de las 23hrs. Cuando llegue a mi casa no existía esa normalidad en mi familia cuando vuelves de un concierto, sino que las caras de preocupación eran la tónica del hogar.
Foto Prensa y Afiche del espectáculo

¿Qué había pasado? Los medios en Chile anunciaban una tragedia ocurrida en un concierto de la capital y la información era extremadamente confusa. La primera confirmación fue cerca de las 12hrs cuando los medios online confirmaron que el accidente se había producido en el show de Doom. Se hablaba de personas muertas, muchos heridos, de que una barrera había cedido y aplastado a decenas de fanáticos. La claridad solo llego al otro día. Cinco personas muertas y más de 20 heridos fue el saldo de este espectáculo debido a una avalancha realizada por fanáticos.

Los hechos tanto por los medios y los fans era confusa, donde la “verdad” recién apareció a días de lo ocurrido. Uno de las declaraciones más detallistas de lo ocurrido es del medio local Humo Negro (donde podrás leerla haciendo click en su nombre).

Más que narrar lo ocurrido queremos generar una reflexión. Esta tragedia ocurrió gracias a las denominadas “Avalanchas”, grandes aglomeraciones de personas quienes intentan ingresar todos juntos al mismo tiempo a un recinto para evadir la compra de entrada, esto debido a que muchos no poseen la entrada del espectáculo.

En Chile y quizás muchas partes más del mundo esta práctica sea común, pero veamos todo lo que esto implica.

Creo que todos somos o nos hacemos llamar fanáticos, como no serlo si es lo que nos vincula a muchos en esta misma página. Pero como cientos de fanáticos muchos compran su entrada, juntan peso a peso o trabajan para ver a su banda favorita. Si tu “fanatismo” choca con los altos costos que se presentan en algunos países y no quieres pagar tu entrada es tu decisión, pero al menos respeta a las otras personas que se esforzaron por llegar allá y que son igual o más fanáticos que tú.

Imagen sacada de www.facebook.com/doomcrustpunk
Segundo respeta a la banda. Lo más triste de lo ocurrido con todo esto es la misma banda Doom. Nadie puede decir que la banda volvió a ser lo mismo luego de esa noche. “Han sido más de 10 meses muy traumáticos, estresantes y depresivos” en palabras de ellos mismos. La banda asumió un rol admirable, juntando dinero para los familiares de las víctimas, pero que duro debe ser volver a los escenarios luego de haber sido parte de una tragedia así. Respeta a la banda, ellos son músicos y muchos viven de esto, si tanto los idolatras al menos has el esfuerzo de pagar el ticket y de ayudarlos a ellos mismos, porque así como tú les das una mano ellos también están dispuestos a devolvértela.

Las productoras, son un tema obligado y creo que es bueno llamar a no generalizar. En el caso de este show, y según la información que se tiene, la productora no tomo todas las medidas de seguridad necesarias para el show. El recinto, según se hizo saber los días posteriores, no era apto para un show de ese nivel y eso explica, en al menos una parte, lo ocurrido. Pero también cuidemos y destaquemos esas productoras que son tan fanáticos como nosotros y que buscan las mejores condiciones para nosotros y la banda.

Seamos más compresivos cuando las productoras toman ciertas medidas de seguridad con los conciertos, la idea es que todos disfrutemos del espectáculo y que sea un grato recuerdo para todos. Además seamos honestos, el público metalero es bastante alocado en Latinoamérica y tomar medidas para cuidarlos no es algo fácil.

 

No te quedes sólo con saber lo ocurrido, internalízalo y reflexiónalo. Fue sorprendente como pese a lo ocurrido en Santa Filomena, en menos de un mes ya había un grupo intentando realizar la misma práctica en el show de Judas Priest en Chile.

Seamos fanáticos por muchos años y si es necesario toda la vida, pero nunca nos olvidemos que todos somos fanáticos y todos merecemos ese respeto entre nosotros. Los metaleros como los punks son grandes comunidades, que me consta que no dudan en salir en apoyo de sus “compañeros” cuando estos necesitan ayuda. Si el costo de la entrada en tu país es muy excesivo, trata de buscar opciones. Siempre existirán diversos concursos y formar de hacer el dinero (al menos hay oportunidades en caso que no quieras pagar), para que así respetes a los otros cientos o miles de fanáticos que compraron su entrada al mismo precio excesivo.

Disfrutemos los conciertos tanto fanáticos como las bandas y que nunca más tenga un espectáculo que terminar en muerte de fanáticos y el cuestionamiento de las bandas.


Publicar un comentario en la entrada

¡Tu portal METAL en ESPAÑOL!

Con la tecnología de Blogger.