Sodom es una de las bandas más reconocidas del thrash metal mundial, y como parte del Big Four alemán lograron, desde su formación en el año 81, acrecentar la movida del género por todo Europa y ser influencia de toneladas de bandas del mismo y más subgéneros de heavy metal, incluso hasta el día de hoy. Con un estilo crudo y cercano al black metal en sus inicios, y con un radical cambio de imagen y letras a uno completamente bélico Sodom se convirtió en una banda obligada a escuchar a fines de los años 80 por los amantes del metal más extremo.

-Las 20 mejores bandas de Thrash Metal alemán
-Las 10 mejores bandas de Thrash del nuevo milenio
-Más y más Thrash en Elcuarteldelmetal.net

La mente maestra detrás de todo desde su formación es el fundador Thomas Such, conocido como ‘Tom Angelripper’ (bajista y vocalista), una de las personalidades más queridas y respetadas dentro de la movida thrash metal. Su agudo instinto para reclutar los mejores músicos para la esencia de Sodom lograron mantener a la banda vigente durante todos estos años, lanzando discos, videoclips y DVD’s (de sus giras alrededor del mundo) casi sin parar, convirtiéndola en una de las bandas más activas que hay.



La ciudad de Lima, Perú, ha tenido el placer de recibir a Sodom en 3 ocasiones durante los años 2005, 2008 y 2012, promocionando sus recientes producciones y tocando los mejores temas clásicos al lado de grandes bandas nacionales y extranjeras del thrash metal… ¿pero realmente fue un placer para la banda misma?

Existe una leyenda urbana en la escena limeña que considera que Sodom tiene una maldición a la hora de realizar sus conciertos en esta ciudad, dado que 2 de sus 3 presentaciones fueron consideradas casi como un desastre debidos a incidentes, ajenos a la banda, que tuvieron consecuencias fatales para el normal desenvolvimiento del show. Dichas presentaciones fueron las de los años 2005 y 2012, y en esta nota hablaremos de la primera.

24 de Febrero del 2005:


La cita fue en el Club Reser de Pueblo Libre a las 6 pm. Los teloneros escogidos fueron las bandas nacionales EvilDamn y Disinter (ambas de Death Metal) que brindaron un show lleno de brutalidad. Aun así, el público estuvo tibio todavía por reservar energías para Sodom. Pero también por disgusto, motivado por un problema muy común que todavía persiste en los conciertos nacionales: no se respetan los horarios establecidos. Las bandas arrancaron el show a las 8 pm, dos horas después de lo anunciado.

Otro motivo del disgusto fue un evidente problema de calidad del sonido, combinado con un desajuste técnico con el local, debido a que era demasiado grande y hacía rebotar mucho el sonido. Aun así, la experiencia de los bangers en conciertos los tranquilizaba, puesto que las bandas estelares al presentarse demuestran una calidad de sonido muy superior que cumple con las expectativas de los fans.

A las 10 pm por fin salió Sodom, arrancando con el tema “Among the Weirdcong” de su último disco en aquella época (“M-16” del año 2001). Continuaron con más temas de dicho álbum y luego con un bombardeo de temas clásicos de la banda, como “The Saw is the Law”, “Blasphemer”, “Agent Orange” y “Fuck The Police”. Tom Angelripper y compañía estuvieron sorprendidos por la eufórica respuesta del público, que lo entregaron todo esa noche, pero no podían aun así negar un problema que creían había sido superado: la calidad el sonido seguía siendo baja, escuchándose a ratos el bajo más fuerte que la guitarra y la voz de Angelripper algo difuminada.

Aun así, la banda siguió tocando y dejando todas sus energías en el escenario, y alrededor de las 11 pm empezó a sonar el clásico “Sodomy and Lust”, haciendo que el público armara un pogo muy intenso. Pero todo se tornó extraño, puesto que al iniciar se encendieron las luces del local y el volumen de los amplificadores fue bajado significativamente.

A la mitad de la canción el volumen retorna a como sonó en lo que iba de show, pero algo dejó helados a todos los asistentes y a la propia banda: La canción estaba por terminar y súbitamente la energía eléctrica del local fue cortada, dejando encendidas sólo las luces generales. El público empezó a reclamar por ello, los silbidos e insultos inundaron el local, y la banda fue obligada a bajarse del escenario… ¡sin poder despedirse!

¿Qué fue lo que pasó? La incertidumbre abundaba el local, y nadie de la productora o el local salió a declarar algo. La seguridad obligó a los asistentes a retirarse, tensando mucho la situación y logrando que una gran cantidad de fanáticos reclamaran airadamente por una explicación. Por suerte el asunto no pasó a mayores y no hubo destrozos en el local o alrededores.

Pasadas las horas los rumores que rondaban fuera del local sobre lo sucedido se confirmaron: El Club Reser fue alquilado hasta las 11 pm, por lo que, con demasiado motivo, obligaron a terminar el show inesperadamente, puesto que pasarse del horario establecido acarrearía serios problemas con la Municipalidad de Pueblo Libre, sin mencionar que fue una falta de respeto al contrato pactado.  

¿Y cuál fue el motivo de que el show empezara 2 horas tarde? Descoordinación entre la empresa promotora de la banda por Sudamérica y la productora nacional que organizaba el show.

La banda se llevó un inmenso sinsabor y una justificada decepción con la productora que organizó el show, ya que solo habían tocado aproximadamente 1 hora, equivalente a la mitad del tiempo pactado para tocar sus mejores clásicos. Y también por no permitir explicar al público lo sucedido ni poder despedirse y agradecer la asistencia y gran respuesta que todos sus fans tuvieron con ellos a pesar de lo sucedido.

Formación de dicha presentación (de izquierda a derecha): Bernemann Kost (guitarra), Bobby Schottkowski (batería), Tom Angelripper (bajo/voz)

Esta fue la primera mala experiencia de Sodom en Lima. En la siguiente nota les contaremos los pormenores del otro fallido show, ocurrido en el año 2012.

Publicar un comentario en la entrada

¡Tu portal METAL en ESPAÑOL!

Con la tecnología de Blogger.