La llegada de Soulfly a tierras argentinas el próximo 2 de abril despierta un gran entusiasmo de muchos fans del metal. Es que cada paso que ha dado Max Cavalera con sus distintas bandas siempre ha dejado una huella marcada en los músicos extremos del Rio de la Plata y sus alrededores. 

Andrés Giménez, líder de A.N.I.M.A.L, es uno de ellos. Ya sea como fanático de los sonidos distorsionados o como músico, la aparición de Max con Sepultura fue un verdadero hito: “recuerdo la primera vez que lo escuché cantar fue en el año 89-90 con Beneath the Remains desde ahí empecé a tratar de tener info. En ese momento era difícil. Pero los cassette los conseguí y me hice fan y apenas vinieron a Argentina. Los vi en la Federación de Box. ¡Fue un show super poderoso! Recuerda con gran pasión en exclusiva para El Cuartel del Metal.

 
Hay un detalle, que hoy a la distancia es difícil valorarlo, pero que Andrés destaca: la trascendencia internacional que tuvo la música que los hermanos Cavalera en su momento: “me gustó que desde Latinoamérica saliera una banda así tan salvaje, y que se escuche en todas partes”.

 

En lo profesional la influencia de Max ha sido grande en esta parte del mundo. Giménez si bien aclara que no lo tuvo especialmente de modelo en sus primeros años ya que trata de tomar “cosas buenas de muchos cantantes que me gustan, de todos aprendo algo”, reconoce que “Max es Max y su voz es única. Fue y será un referente”.
Junto con sus bandas han compartido más de una vez escenarios y así lo recuerda: “siempre que compartí tanto con Sepultura como con Soulfly shows, la pasamos increíble y eso no se borra jamás son momentos únicos. Recuerdo cuando tocamos en el 96 en Obras SEPULTURA Y A.N.I.M.A.L  esa noche fue única”, relata con entusiasmo la vez que los brasileros y argentinos coincidieron en las presentaciones de sus más populares albums: Roots y El nuevo Camino del Hombre, respectivamente.




También la producción los encontró en la misma sala, ocasión en la que los de Buenos Aires editaban Poder Latino. Sobre aquella experiencia Andrés asegura que “fue en un momento justo, donde se dio todo para bien. Siempre fui un agradecido de todos los consejos y de las ganas que le puso. Fue una situación en la que también aprendí mucho”.

Por Pablo Tassart.

Publicar un comentario en la entrada

¡Tu portal METAL en ESPAÑOL!

Con la tecnología de Blogger.