Black Sabbath actualmente se encuentra en el recorrido de su gira mundial de despedida, apropiadamente titulada "The End". Después de que Ozzy fuera despedido de la banda en 1979, empezó su proyecto solista. No había razón para pensar que volverían a estar juntos sobre el escenario una vez más. Su set de 1985 en Live Aid y el concierto de Ozzy en 1992 en Costa Mesa le abrieron el apetito una vez más a los fans para una inevitable reunión, la cual ha durado desde 1997. Y ahora, después publicar su primer disco que alcanzó el número uno en los listados, "13", los cuatro integrantes de Black Sabbath van a dar una última vuelta por el mundo.

Con esto en mente, este es el mejor momento para explicar por qué Sabbath es la mejor banda del mundo.


1. Black Sabbath inventó el heavy metal.

Hubieron bandas pesadas antes de Black Sabbath. No se olviden de que fue Sir Paul quien escribió "Helter Skelter". Cream, Hendrix, Zeppelin, Vanilla Fudge y The Who estaban en la escena antes de que Earth cambiara su nombre a Black Sabbath en 1969. Pero ninguno de los anteriores tenían el tipo de ambición que los chicos de Birmingham. "Who Invented Heavy Metal", el libro de Martin Popoff del 2015, habla del surgimiento del heavy metal desde las trompetas en la Batalla de Jericó en 1250 A.C. hasta el final de 1971. Popoff "un tanto en broma" declaró que la versión de 1957 de Johnny Burnette para “Train Kept A-Rollin” fue la primera gran canción de heavy metal. Pero al final del libro (spoiler alert) los Sabbath son aclamados exhaustivamente como los verdaderos inventores del género.





  
2. Todos los miembros fundadores siguen vivos

Hay muy pocas bandas de los 60 que han logrado evadir la muerte de al menos uno de sus miembros fundadores. La gente ahora llama a los de The Who, The Two. Brian Jones de los Rolling Stones ni siquiera logró sobrevivir para el cuatro de julio del 69. Sólo quedan dos miembros de los Beatles. De acuerdo a varios posts de Facebook, John Bonham está tocando con Lemmy, Cliff Burton, Randy Rhoads y Dio en el infierno del heavy metal ahora mismo. La última banda que cualquiera hubiera esperado que sobreviviera era Black Sabbath. Lo que nos hace pensar en que probablemente hicieron algún pacto con el diablo... 


3. Black Sabbath unió el blues con el jazz con el rock con la música clásica

El metal empezó con compositores clásicos; Mahler y Wagner ayudaron a iniciar nuevas magnitudes en la música. Esto no pasó desapercibido por Geezer Butler, quien fue inspirado por el siniestro track de Gustav Holst, “Mars Bringer of War”, parte de la suite The Planets. Tony Iommi empleó los tres tonos del diablo (aka diabolus in musica) a través de power chords desafinados con una onda bluesera. La batería jazzera de Bill Ward completaba este soufflé satánico y con eso, una nueva forma de música, un híbrido que unía todo lo que había venido antes, y que marcó el comienzo de algo nuevo y muy aterrador. 




4. Al diablo con el poder del amor

Antes de Sabbath, la mayoría de las bandas cantaban sobre amor. Incluso si hacían covers de otros temas, el amor era siempre la respuesta. The Doors pintaron su obscuro lienzo con un poco de sexo y muerte, pero desde un acercamiento poético. La gente dice que el sueño de los 60 murió en Altmont el seis de diciembre de 1969. Pero para ese entonces, Sabbath ya había grabado su primer disco inclinado hacia el terror el 16 de octubre. Para septiembre de 1970, ya habían publicado su segundo álbum, con temas relacionados a la paranoía, la guerra y el abuso de drogas, dejando a un lado esas fantasías de que la paz y el amor conquistarían este nuevo mundo.

En una entrevista a Tony Iommi de 2013, se le preguntó cuándo fue la primera vez que usaron el término "doom" para describir su música. Su respuesta: "¿Doom?... desde el día uno, en realidad". 



5. Nunca dejaron que sus incapacidades los alejaran del éxito

Se sabe que Tony Iommi perdió la punta de dos de sus dedos durante un accidente industrial el mismo día que planeaba renunciar a su agotador trabajo en una fábrica. Su jefe se sintió tan mal, que le puso un disco de Django Rheinhardt al deprimido guitarrista. Al joven Tony le inspiraron las habilidades inhumanas de Rheinhardt en el flamenco y el jazz, y se convirtió para él en un personaje más impresionante debido a la propia mutilación digital que el francés sufrió por un incendio de una vela que se salió de control. En vez de darse por vencido y dejar su sueño a un lado, Iommi creó un par de muñones dactilares improvisados para remplazar los dedos que la faltaban, y diseñó su propio conjunto de cuerdas con un calibre mucho más ligero y afinado a C#. Mientras tanto, hablando sobre el resto de la banda, está claro que Ozzy no ha sido un humano completamente funcional por varias décadas, a pesar de sus mutaciones genéticas científicamente comprobadas.





6. Per cápita, Black Sabbath sigue siendo la banda más pesada en la Tierra

Van a encontrar muchas personas jóvenes y estúpidas que van argumentar que Black Sabbath suena anticuado, que las bandas de heavy metal han empezado a tocar más rápido, despacio, ruidoso, o con afinaciones que sólo pueden ser captadas por los mamíferos marinos. Pero el demo de Mayhem no le causó pesadillas a la gente y nunca fue analizado por la PMRC. Cuando disco homónimo de Black Sabbath salió el viernes 13 de febrero de 1970, fue genuinamente aterrador. La gente dejaba las habitaciones cuando escuchaban la lluvia, las campanas de la iglesia y los riffs extremos. No importa lo que haya salido después de eso, nada nunca ha sido tan pesado en un mundo tan completamente desprevenido.


7. Cristianos atemorizados por cristianos, seguidos por ocultistas

El letrista de Black Sabbath, Geezer Butler, fue criado como católico. La primera canción que escribió la banda fue sobre tenerle miedo al diablo. "After Forever" del Master of Reality ha sido proclamada la primera canción real de Rock Cristiano. Pero de alguna forma, y en gran medida gracias a que Vertigo Records insertó una cruz de cabeza en la portada de su álbum debut (además de otras estrategias de marketing), los padres e iglesias condenaron a la banda desde el principio. De acuerdo a la no autorizada biografia "How Black Was Our Sabbath", mujeres diabólicas y amantes de la Ouija empezaron asistir a sus primeras tocadas. Cuando el grupo declinó la invitación de una organización satánica para tocar en Stonehenge, según reportes les echaron una maldición encima. Desde ese momento y hasta hoy en día, la banda ha usado de manera colectiva crucifijos para alejar al demonio. Tomen eso, mamá y papá. 



8. Las portadas de sus discos

La fotografía en la portada del primer disco de Sabbath es más que suficiente para ponerte la piel de gallina, incluso antes de que hayas escuchado la primer canción del disco. Hasta hoy en día, sigue siendo desconocida la identidad de la joven que se encuentra parada enfrente del Mapledurham Watermill. Podríamos pasar por alto la confusa y borrosa portada de Paranoid donde aparece un "puerco de guerra", y el rasposo grabado color púrpura que acompaña al Master of Reality. Para el Vol.4,  la banda ya había resumido su iconografía con Ozzy en la portada, y la gran calcomanía del bajo de Geezer en el interior del libreto que, además, se acompaña de una línea bastante descarada en los agradecimientos: "para la gran compañía de gaseosas". La ilustración de Drew Struzan para Sabbath Bloody Sabbath es tan demoniaca que fue censurada en España. En la portada para Sabotage, Bill Ward de alguna forma se presentó a la sesión fotográfica sin pantalones, y terminó usando un par de medias rojas que su esposa le prestó. Para Technical Ecstasy y Never Say Die, la banda tiró la toalla y contrató a Hipgnosis, las mentes maestras detras de todas y cada una de las portadas de Pink Floyd. 





9. Black Sabbath consiguió un álbum número uno en EUA en el siglo XXI

La última vez que los Stones tuvieron un álbum número uno en Estados Unidos fue en 1981. Rush nunca ha tenido uno. ¿Judas Priest? ¿Iron Maiden? No y no. Pero Black Sabbath publicó su álbum "13" en 2013— una época en la que el rock en general había sido escondido bajo la alfombra y reemplazado por basura pop formuláica y prefabricada. Y a pesar de todos esos haters en línea que sólo lo reprodujeron una vez, de hecho es un disco fantástico que prueba que la banda sabe hacer algo que pocas bandas en la actualidad pueden entregar— buenas letras. A la gente le encanta quejarse diciendo que el material sonaba "muy Sabbath" pero, ¿no puede una banda sonar a sí misma cuando literalmente todas las otras bandas de metal les han copiado? Ozzy no usó Autotune, Iommi se encarga del blues, y las letras de Geezer son tan enérgicas, fantasiosas y profundas como siempre.


10. Todos son músicos increíbles

Es gracioso. Cuando estaba en la secundaria a finales de los 80, lo que se decía en las calles era que los integrantes de Led Zeppelin eran músicos, mientras que los de Sabbath eran unos vagos descuidados. Esto estaba basado en su mayoría en un mito y el desatinado lanzamiento de Live At Last. Déjenme darles una pista: los de Sabbath no eran malos músicos— pero sí tenían acceso a las mejores drogas. El hash, el alcohol y la coca se les llegaban a cruzar en su camino. Pero escucha cómo tocan en su disco debut. Está a la altura de cualquier banda menos King Crimson. Geezer es el eslabón que une a Paul McCartney y Steve Harris. Ozzy suena como si estuviera haciendo gárgaras con miel caliente, y la batería de Bill Ward te provocan ganas de llorar. Eran una banda devastadora en ese entonces, y aún lo son. Las bandas de ahora ya no desarrollan su oficio como solían hacerlo en los 60. Black Sabbath solía tocar sets de 45 minutos cada noche de la semana durante su residencia en el Star Club en Hamburgo. Ahí mismo fue donde los Beatles aprendieron a tocar sus instrumentos antes de dominar el mundo. Pero Sabbath tocó más veces en el Star Club que los Beatles y, a la hora de la hora, lograron ser mejores músicos en directo que sus héroes.
 


11. Los cantantes de Rainbow, Deep Purple, y Judas Priest han sido parte de Black Sabbath

Después de que Ozzy finalmente fue despedido en 1979 por su pésima conducta, hartazgo en general y debido a sus niveles épicos de alcoholismo, Ronnie James Dio vino al rescate. El cantante de Rainbow era todo lo que Ozzy no era: profesional, con tono perfecto, un letrista, y un americano. Dio hizo cuatro discos de estudio con Sabbath; el cuarto y más pesado de todos fue 'The Devil You Know', publicado en 2009 bajo el nombre de Heaven & Hell. Cuando Dio se separó por primera vez de Sabbath después de Mob Rules, Ian Gillan de Deep Purple fue traido para cantar en Born Again. Y cuando Dio se negó a cantar para Sabbath en el ya mencionado concierto de 1992 en Costa Mesa, Rob Halford de Judas Priest intervino para ofrecer unas voces metaleras de otro mundo para la fiesta. "No voy hacer eso" dijo Dio, según la autobiografía de Iommi, Iron Man. "No voy apoyar a un payaso". R.I.P., RJD.



12. Hablemos de Bill Ward

Él es EL HOMBRE. Ward es absolutamente único en su tipo dentro de los héroes a cargo de la bateria en la historia del rock. Pero, amigos míos: Black Sabbath sigue siendo Black Sabbath sin él. De hecho, hay varios discos de Sabbath que incluyen a únicamente un integrante original, Iommi— el único que mantuvo vivo el sueño todo el maldito tiempo. Ward no tiene ningún recuerdo de haber grabado Heaven and Hell. En 1997, era incapaz de seguir el ritmo en el track que los reunió, "Selling Your Soul", así que utilizaron una caja de ritmos. Sufrió un infarto y se perdió todos menos dos shows de Sabbath en 1998. Hubo Ozzfests en los que había un baterísta de relevo escondido tras una cortina— sólo por si acaso. Si quieres boicotear '13' o 'The End' sólo por la falta de Ward, te pregunto lo siguiente: ¿A caso compraste el disco 'Accountable Beasts' que Ward lanzó en 2015? ¿No?Entonces cierra la maldita boca. Si eres una de las 700 personas que compró ese disco y tiraste tu dinero a la basura, entonces tienes mi respeto. Bill Ward merece nuestro amor. Pero también Black Sabbath. 





13. The End realmente será el final

Sí, todos sabemos que Sharon pondrá a Ozzy de gira tan pronto como le sea posible, pero este es el último tour en forma de Sabbath. Tal vez vuelvan a grabar. Tal vez en un futuro den uno o dos shows de despedida más. Tal vez los veamos reconciliándose con Bill Ward de una vez por todas. Pero con los contratos firmados, la batalla que ha tenido que pelear Iommi contra el cáncer, y con todos los integrantes llegando a los 70, este tour es la última oportunidad de ver tres de los miembros fundadores de Black Sabbath en conjunto. Y si te pierdes eso, es tu culpa. Si alguna vez has logrado llegar al final de "Dear Father"(la última canción en 13), sabes que termina justo donde la banda comenzó.

Sonidos de lluvia y campanas de iglesia.





vía noisey.vice.com

Publicar un comentario en la entrada

¡Tu portal METAL en ESPAÑOL!

Con la tecnología de Blogger.