La ceremonia fue transmitida ayer (9 de enero) a través de Youtube desde una capilla en el Forest Lawn Memorial, necrópolis famosa por albergar las almas de June Allyson, Lauren Bacall o Nat King Cole, por nombrar algunas de una lista interminable. 

Por el altar pasaron Mikkey Dee, Rob Halford, el luchador de la WWE 'Triple H', Slash de Guns N' Roses y Robert Trujillo y Lars Ulrich de Metallica, Dave Grohl de Foo Fighters, en un templo decorado con una foto de Lemmy junto a los miembros de Motörhead.

También estuvo el manager del grupo, Todd Singerman, hablando ante los presentes antes de que el hijo de la leyenda explicase que no se pudo hacer nada por salvar su vida a los 70 años. "No era un hombre religioso y rezar esperando un milagro es algo que hubiera visto como un delirio, pero era profundamente espiritual", indicó.  

250 personas se reunieron desde diferentes partes del mundo para despedir al emblemático líder de Motörhead. En definitiva, resultó ser una buena idea pedirle al personal que no acudiera al cementerio para atiborrarlo, una despedida civilizada para un tipo de perfil bajo en su día a día, pese a ser el líder de una banda legendaria como Motörhead.

Eso sí, el adiós fue más alegre que fúnebre. Como su dijo Paul Inder en uno de los discursos más emotivos de la ceremonia celebrada en Los Ángeles, así lo hubiera querido el hombre de las prominentes patillas y los sombreros de cowboy, el tipo que se pasó media existencia pegado a la barra de un bar, el Rainbow de Sunset, para más señas.  

[Fuente: elmundo.es]




Aquí también está completo:



Publicar un comentario en la entrada

¡Tu portal METAL en ESPAÑOL!

Con la tecnología de Blogger.